Los procesos de selección de “los demás” y «los tuyos» parte I (por Iván Rosa Rodero)

Hace unas semanas, Iván se ofreció a estar un rato con nuestros estudiantes de facultad interesados en las salidas profesionales relativas al marketing. Durante el encuentro Iván compartió su visión sobre los procesos de selección y algunas de sus experiencias en cuanto al enfoque profesional cuando uno está a las puertas de terminar el grado. La jornada fue un éxito y los estudiantes estaban encantados, por lo que pedimos a Iván si se animaría a compartir una reflexión también aquí en el blog. Siempre dispuesto a colaborar y ayudarnos, dijo que sí. El resultado, las líneas que leéis a continuación, escritas por Iván:

Los procesos de selección de “los demás”.

Uno de los primeros Pokemons que te van a aparecer en el bosque son éstos. Aunque no sea lo tuyo. Vete con ellos a esas famosas torres de Madrid. Coge el mismo autobús, y aprende con ellos. Tal vez tengas dudas, o lo tengas muy claro. Pero ellos también te pueden ayudar. Sumérgete en los procesos de selección, pruébalo, entrénate y empieza a ver por dentro cómo funciona un proceso de selección. Es gratis y suelen dar pastitas.

Los procesos de selección de “los tuyos”.

Ay amigo, de estos hay menos, ¿verdad?. Pues haz que no sea así. Hazlo de forma estratégica. Escuchando a una de las asistentes a la sesión, le pregunté en qué empresa le gustaría trabajar. Y me respondió Unilever.

-¿Qué has hecho tú para ser parte de Unilever?

– He realizado la candidatura en su página web

– ¿Y qué más has hecho?

– De momento nada

Campañasonline

No tengo ninguna duda de que esta alumna quería formar parte de Unilever, al igual que el resto de compañeros. Más aún cuando estamos en la posición de alumnos de último año y vemos cómo se plantan ante nosotros algunas empresas importantes del Gran Consumo.  Siguiendo este último ejemplo, podemos pensar que entrar en Unilever debe ser difícil. Pero la solución puede que no pase por su página web. Aprovecha su web para lo que vale; para ver qué marcas trabaja, para entender sus valores y los perfiles  que buscan, compáralos con los tuyos. Infórmate sobre los programas que pueda tener y no dejes de buscar cosas de interés en ella. Pero no dejes  tu currículum en su buzón online y ya está. No te vayas tranquilo o tranquila. No creas que ese currículum va a llegar en el momento que tú estás considerando oportuno a la persona que está buscando talento como el tuyo. Detengámonos aquí. Pongámosle nombre al ejemplo. Roberta trabaja en el departamento de RRHH de Unilever, tiene muchas reuniones y a las 7 clase de gimnasio (tal vez no le dé tiempo a leerse el CV de los 300 candidatos). En su jornada laboral hace muchas cosas, no sólo recoge y lee CVs. Además, en Unilever trabajan personas que conocen perfiles interesantes como el tuyo, y tienen un sello que lo acredita. Ya estás en desventaja. Despiértate porque cada vez hay menos sillas en la prueba grupal del proceso al que te enfrentas. Haz que mañana a primera hora Roberta tenga tu currículum en su mesa ¿Cómo? ¡Muy fácil! Como sea. Tenemos profesores de Unilever, ex-alumnos que te pueden ayudar a conocer la empresa mejor, tienes un Linkedin, tienes la dirección de la oficina…. Y tienes más cosas que tampoco se me ocurren a mí. Si lo tienes tan claro como la chica que quería trabajar en esta empresa, pregúntate : ¿Qué puedo hacer para trabajar en Unilever? La respuesta no la tengo yo, pero la pregunta te la dejo por aquí.

Campañasonline

Más allá de las “Big two”

El concepto me lo acabo de inventar, y se lo voy a atribuir, por ejemplo, a Procter y a Unilever. Dos gigantes de “nuestro mundo” que nos atraen de la misma forma que al ejército de auditores del curso les atraen sus “big four”. Tal vez por las sesiones que tenemos con profesores invitados, por la experiencia de alumnos anteriores, por las marcas de su portfolio, o por otras razones. Tampoco reduzcamos nuestra oportunidad de “futuribles” a L`oreal con su Bradstorm o a Pepsico con su challenge del pasado mes de octubre, que vienen a visitarnos y en tan solo unas sesiones son capaces de hacernos ver que las suyas son las mejores empresas para trabajar. Es verdad, no tienen por qué dejar de serlo. Pero no sólo existen las empresas que nuestros ojos ven. También están las que todavía no conoces pero te están esperando. La oportunidad puede estar en cualquier parte, y hay más de una. No la esperes sentado ni la dejes esperando en el buzón de la página web. Encuéntrala, haz lo posible por cruzártela.

El papel de Deusto en nuestra búsqueda del primer empleo.

Aunque hayáis hecho prácticas o compaginado los estudios con trabajos a tiempo parcial,  estos meses aparece esa sensación de que se avecina nuestro “primer gran empleo”. Durante la sesión del lunes pude comprobar que ni siquiera los alumnos conocían todas las vías en las que nuestra universidad puede ayudar, y mucho. Desde el departamento de empleo hasta la web de alumni pasando algo muy valioso: los profesionales con los que cuenta Deusto. Uno de los puntos fuertes de nuestra universidad (así lo he pensado siempre y así te lo cuento a posteriori) es el papel de las personas que trabajan en empresas y que están en continuo contacto con vosotros. Conocen mejor que tú lo que se cuece en la cocina de la casa que soñamos con ocupar. PREGUNTA. Comparte tus dudas con gente que ve pasar todos los años las mismas. No te quedes con ninguna. Toca la puerta del despacho, manda un email, pega una llamada a ese profesor que creas que te pueda ayudar. Estarán encantados. Ellos también prefieren ayudarte a corregir exámenes y trabajos.

Hablando de la casa (empresa) a la que aspiramos, me gustaría recalcar el papel de Deusto en todo esto. No te creas mejor que el resto, porque no lo eres. Deusto no es tu padrino. Deusto tampoco te va a conseguir el empleo. Deusto te proporciona las mejores herramientas para que tú te construyas tu casa. ¿Qué casa quieres construir? Recuerda que tu papel en todo esto es diseñarla. Tu casa la haces tú. La pregunta que te tienes que hacer no es «¿Por qué no me han cogido en esta empresa?» o «¿por qué no me llaman de este otro proceso?». La gran pregunta, y lo fundamental de todo este rollo que te estoy metiendo es… «¿Qué quiero hacer?».  Insisto. Lo importante no es hacer bien la entrevista con Roberta cuando te llame, lo realmente necesario es tener claro que tú quieres probar, trabajar o triunfar en el Marketing. Si tienes esto claro, no tienes nada de lo que preocuparte. Puede que la circunstancia se dé antes, después o justo al terminar los estudios. Eso es lo de menos, porque los trabajos también irán cambiando y tendrás unos 45 años más para encontrar el trabajo de tu vida.

The following two tabs change content below.
Avatar

Iván Rosa

Promoción del 2014. Actualmente coordinador de GPVs en Grupo Damm. En la oficina hablamos de cerveza pero no de tapas porque hay que intentar cuidarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *