La pasión: pieza fundamental (por Iván Rosa Rodero)

en

No quiero parecer Paulo Coelho ni venderte una conferencia de motivación, pero notarás con el tiempo que la pasión es lo que te llevará al éxito en cada paso. Para empezar, sin pasión no sacarás el tiempo para ojear ofertas de trabajo y de vez en cuando, encontrar algo interesante. Sin pasión, no llegarás a Roberta. Y si lo haces por azar, puede que no pases la entrevista telefónica. Incluso a nuestros compañeros de las «big four» de los que hablamos en la charla les exigirán pasión en su puesto de trabajo. Ellos también son apasionados de lo suyo. Sin embargo sus cuatro empresas cogen cada año a cientos de estudiantes como ellos, y tú te enfrentas a cien empresas que cada año cogen cómo máximo a cuatro estudiantes como tú. Tú camino no es que sea más difícil, es que es mucho más divertido. Eres un afortunado.

La pasión el día de la entrevista

Entras nervioso a las entrevistas, habiéndote preparado las típicas preguntas de una entrevista «¿Cuáles son tus 3 puntos fuertes?» y «¿Cómo te definirías?». Pero tal vez empieces a flojear en esas en las que el reclutador busca indagar algo más sobre ti. Sobre lo que te hace único. Sobre tus aficiones, los concursos en los que has participado, o el programa de la TV que ves los jueves. Nada tiene que ver tu CV, pero tu CV a veces no dice mucho de ti. «¿Y cómo me preparo esto?» «¿Y qué respuesta le doy?». Da igual lo que te diga, porque esto no se prepara. Se están metiendo en tu salón de casa y te están viendo en pijama.

deusto-marketing-trabajo

La pasión en la universidad

La pasión es un salvoconducto y una exigencia. Está dentro de ti y tienes que sacarla. Úsala en el aula cuando Almudena te saque a la pizarra en «Marketing de Sectores» o cuando Jordi abra un debate en «Dirección de Ventas». Haz todas las preguntas que puedas al profesor visitante cuando os venga a hablar de su empresa. Saca a relucir tu pasión en tus clases de piano, en el equipo de fútbol de la uni o en las cursos de cocina. Tómate en serio las clases, y tómate también en serio el salir todos los jueves que puedas. La pasión se entrena y la pasión se tiene que usar. En todas partes y a todas horas, y por eso la universidad también es un buen lugar y un buen momento, y son sólo 4 años.

La pasión en el puesto de trabajo.

Como sé de sobra que eres un apasionado, llegará el día en el que te llegue un email citándote para tu primer día de trabajo. Recordarás lo que te costó llegar hasta allí, y la ilusión que te viene haciendo desde el principio. Has sido uno de los elegidos para esa beca, esa sustitución, ese contrato de lo que sea. En definitiva, esa oportunidad. Te darán una tarjeta, una mesa, una silla y un ordenador. Te presentarán a tu equipo. Y ese primer día allí, tal vez pienses que ya has llegado al final de ese viaje. Pero ojo, todo esto comienza ahora aquí. Roberta y tu nuevo equipo entraron a la tienda de deportes, y de entre las 1.000 zapatillas te escogieron a ti. Ahora es el momento de ver qué tal se camina contigo. Ahora es de verdad donde comienza todo. Y tu éxito no dependerá ni de la universidad de la que vienes, ni de los títulos de inglés que tengas, ni de la nota media de tu expediente. Dependerá de ti, y gran parte de la culpa la tendrá la pasión que le pongas a todo esto. Cuando empiezas a buscar trabajo no lo ves, pero Roberta te mintió un poquito. En la oferta de trabajo una de las líneas rezaba «Dar soporte analítico y cualitativo a Key Accounts y Brand Managers: seguimiento de ventas, reporte semanal de previsiones, planificación trimestral, estudio post-mortem de campañas, etc» . Pero en verdad lo que querían de ti es ver cómo te mueves entre los equipos, como te vendes y cómo defiendes lo tuyo. Cómo te ríes y cómo te enfadas todos los días, y cómo te recuperas de los errores que, de hecho, te van poco a poco reforzando. Pregúntaselo a quién quieras; a Paulo Coelho, a los invitados o a los ex-alumnos.

marketing-trabajo-deusto

No paréis, y mucho menos ahora. Estoy seguro de que os irá bien. Lo sé por la cara que poníais en la sesión, y por las miradas y la sonrisa tonta que os salía al ver los vídeos. Sois de «los nuestros».

Seguir participando en concursos, seguir disfrutando de la universidad y del marketing, de vuestros profesores y compañeros. Prepararos las preguntas típicas de los procesos y seguir imprimiendo o adjuntando currículums a mansalva. Pero sabiendo que todo esto es lo de menos. Te llamarán por tí, por lo que tú eres.

¡Ah! Y atentos al móvil que si es un número largo….. será Roberta.

** Este post es la continuación de una publicación de Iván que os compartimos hace unas semanas sobre los procesos de selección.

The following two tabs change content below.
Avatar

Iván Rosa

Promoción del 2014. Actualmente coordinador de GPVs en Grupo Damm. En la oficina hablamos de cerveza pero no de tapas porque hay que intentar cuidarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *