Archivo de la etiqueta: Social Innovation

La UE presenta su Guía de la Innovación Social

Guide to Social Innovation

La Comisión Europea, a través de la D.G. de Política Regional y Urbana y la D.G. de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión,  ha publicado la Guía para la Innovación Social, elaborada a partir del análisis de experiencias de intervención social financiadas con fondos europeos.

Este documento se enmarca en el contexto de la estrategia Europa 2020, y viene a sistematizar un conjunto de lecciones aprendidas que serán de utilidad para ajustar las políticas de financiación públicas en el nuevo marco de financiación europea 2014-2020.

La guía pone el acento en el papel de la innovación social como componente esencial en el diseño, implementación y evaluación de programas. Este componente estratégico tendría sentido en la medida en que las políticas públicas se ajusten a las necesidades de la sociedad, genere nuevos espacios de colaboración y proponga alternativas sostenibles en el tiempo y expresadas en mejoras en la calidad de vida de la población.

Algunas de las buenas prácticas propuestas en la guía tienen su representación en Euskadi:

Según la guía, la actual situación de crisis que vivimos, el alto grado de desempleo y sus consecuencias sociales han propiciado el auge de la innovación social como palanca para asegurar un desarrollo económico, social y medioambiental sostenible que genere empleo y mantenga la calidad de vida de la que disfrutamos en Europa.

El análisis de las prácticas se realiza desde un enfoque inductivo, empleando como ejemplos programas reales financiados y ofreciendo recomendaciones para el desarrollo de una estrategia de innovación social para futuros programas de acuerdo con los siguientes diez pasos:

  1. Aprender sobre innovación social y unir piezas. Liderar no quiere decir asumir íntegramente la toma de decisiones sobre un programa. Las instituciones públicas han de conocer el enfoque basado en la innovación social y tener la capacidad para ponerlo en práctica en un contexto concreto. Para ello, se recomienda conocer la realidad y la dinámica social de un territorio, implicar a agentes clave, líderes comunitarios y ponerlos en contacto con personas expertas. Posteriormente, este proceso se abre al conjunto de la comunidad donde debatir las mejores propuestas.
  2. Definir la táctica y cómo  llevarla a la práctica. Etapa dedicada al establecimiento de criterios de evaluación de las fases del programa de trabajo. Estas evidencias deben ser coherentes con la lógica de la innovación y la mejora continua. Puede requerir la mejora de las competencias del equipo técnico de las instituciones implicadas (p.ej. formación).
  3. Partir del conocimiento en profundidad del contexto. Se trata de anticipar las tendencias o desafíos futuros a los que se puede enfrentar la comunidad, e integrar este conocimiento en el quehacer de las políticas públicas y del desarrollo socioeconómico de la región. Crear un listado de potencialidades de la zona por muy pequeñas que parezcan.
  4. Priorizar y seleccionar la estrategia. La comunidad debe asumir la innovación social como una de sus prioridades, que deben estar claramente definidas, presupuestadas y formar parte de la agenda sociopolítica de la región.
  5. Desarrollar herramientas de colaboración con el tejido social. Este apartado concentra sus esfuerzos en transmitir competencias a la ciudadanía y sus entidades para apropiarse de la lógica de la innovación social, por ejemplo, aprendiendo cómo hacer sostenibles sus iniciativas ciudadanas, cómo promover coaliciones comunitarias, o cómo rentabilizar socialmente iniciativas de auditoria social a instituciones y empresas.
  6. Promover plataformas abiertas hacia la innovación. Parte más organizativa del plan de trabajo, dedicado a la definición compartida de una hoja de ruta que oriente las actividades de los diferentes actores sociales participantes, sin perder de referencia los objetivos previstos. Compartir una visión y un estilo de gobernanza son aspectos claves en esta fase.
  7. Desarrollar recursos donde incubar la innovación social. Una vez se han creado las condiciones necesarias para la financiación europea, la comunidad está “preparada” para co-gestionar un proceso de innovación que incida tanto en la mejora de políticas públicas, en la creación de nuevas empresas (o mejora de las existentes) y en la dinamización de la participación ciudadana.
  8. Crear laboratorios e infraestructuras para la innovación social. Definido el proyecto piloto o experimental, es la parte más visible del proceso, donde se crean estructuras, parques tecnológicos, nuevos modelos de negocio desde una nueva dinámica de participación. Los campos de intervención son diversos. Puede tener impacto en la regeneración empresarial de una zona, el diseño urbanístico, el impacto ambiental o en la prestación de servicios públicos más ajustados a las necesidades de la población.
  9. Definir la zona económica de trabajo para la innovación. Las propuestas deben asentarse como iniciativas económicas viables. Las autoridades pueden fomentar modelos de negocio sostenible y de base centrada en la innovación social. Pueden crearse zonas de especial protección donde laboratorios experimentales y prácticas empresariales convivan y contribuir así al desarrollo social de la región.
  10. Promover un intercambio internacional de prácticas innovadoras en el marco de los programas europeos. El éxito de estas buenas prácticas reside también en su capacidad para hacerlas evidentes y compartirlas en el marco de otras experiencias a escala internacional. El ciclo del programa se cierra una vez se ponen en valor la contribución de la innovación social al conjunto del desarrollo económico y social de Europa.

Euskadi es el ejemplo de cómo una región puede acercarse desde diferentes ángulos a la innovación social que, unida a la innovación tecnológica, puede a su vez ofrecer soluciones innovadoras en áreas como la salud, la movilidad o el envejecimiento.

La guía completa se puede descargar en formato PDF a través del siguiente enlace.

La innovación social, clave en tiempos de crisis

banner-iis-plantilla7El pasado 20 de febrero tuvo lugar la VI Jornada Anual de ESADE sobre Innovación Social, en la que expertos internacionales en innovación y responsabilidad social se dieron cita, para buscar nuevas vías de colaboración entre ONG, empresas, gobiernos y sociedad civil con el fin de mejorar la innovación social y dar un paso más allá en la situación económica.

La directora general de ESADE, Eugenia Bieto, quien presentó el acto, destacó la importancia de buscar iniciativas de colaboración para resolver la crisis. Y para ello, instó a empresas e instituciones a “reforzar el liderazgo responsable en nuestra sociedad”.

VI jornada ESADEPara el director del Instituto de Innovación Social de dicha escuela de negocios, Ignasi Carreras, “la innovación social se puede aprender, pero también se puede compartir”. En este sentido, subrayó la importancia de que exista “un enfoque colaborativo en la base de la innovación social de cualquier organización”.

En este sentido se puso de manifestó que muchas compañías y organizaciones no gubernamentales colaboran para mejorar su eficiencia en innovación. Sin embargo, sigue habiendo tendencias negativas en el medio ambiente, la desigualdad y el hambre.

Por su parte, el director del Instituto para el Liderazgo y la Sostenibilidad de la University of Cumbria (UK), Jem Bendell, hizo alusión a las dificultades económicas. Considera que “cada crisis es una oportunidad para cambiar y repensar lo que tenemos que hacer”. En este sentido, apuntó que el 78% de los CEOs de las empresas creen que deben colaborar con una ONG; pero tienen que pensar más allá, hay que ser más creativos y generar un cambio sistémico”. “La riqueza no es el dinero, sino nosotros mismos”, afirmó.

Por otro lado, indicó que los emprendedores tienen un gran reto por delante: ser sostenibles. Y afirmó que “la sostenibilidad es el lujo de cualquier producto o marca”.

Los expertos también analizaron, desde diferentes iniciativas y experiencias de éxito, de qué manera el sector tecnológico permite a las organizaciones desarrollar mejor su labor y convertirse en una herramienta muy valiosa para motivar a los equipos y fortalecer las estrategias de responsabilidad social.

A continuación, mostramos el enlace a través del cual se puede acceder a toda la información generada.

Enlace a vídeo «Deconstructing myths to promote social innovation«