¿Internet está acabando con los pequeños negocios? (por Olatz Natividad)

Hace unos días, comencé a fijarme en los pequeños comercios de ropa, bazares y librerías que había por la calle, y para mi sorpresa la mayoría tenían el cartel de “se vende” o “se alquila”. En la calle solo quedaban fruterías, pescaderías, carnicerías, supermercados y restaurantes.

Internet está acabando con los pequeños negocios

A mi derecha un señor de cierta edad comentó: “Internet está acabando con los pequeños negocios”, esta frase me llevo a pensar en cómo puede sobrevivir un pequeño comercio contra un gigante como son las compras a  través de internet; como es el caso de Amazon. Y si realmente, las personas nos estamos mal acostumbrado a tanta comodidad. ¿Realmente es necesario que nos traigan la comida o los libros o la ropa a casa? ¿Somos cada vez más sedentarios? ¿Cómo puede sobrevivir un pequeño comercio a pie de calle contra una empresa que solo tiene presencia online?

tiendas volverse online

Para empezar, intentar que un pequeño comercio a pie de calle sobreviva, se está convirtiendo cada vez en una tarea bastante compleja. Mientras que la compra online está presente las 24 horas al día durante los 365 días del año, el pequeño comercio abre 6 días a la semana y con unos intervalos de tiempo concretos. El problema no solo está en la disponibilidad horaria, sino también en el proceso de compra de los productos. Al realizar una compra online puedes abrir varias páginas en el buscador y comparar productos, mientras estas sentado en el sofá de tu casa, y una vez que efectúas la compra, el producto tarda en llegar a su destino en un plazo aproximado de 24-48 horas. Una compra offline, en cambio, te exige salir de casa, dedicar más tiempo a la búsqueda in situ de las tiendas y, si te gusta, comprar. En definitiva una compra online es mucho más cómoda y rápida que una compra offline.

Si bien es cierto que un pequeño comercio siempre puede echar mano de herramientas como redes sociales o páginas web, siempre tiene una limitación y es la de conseguir un buen posicionamiento SEO y/o SEM en el buscador, para poder así competir contra las grandes empresas con presencia online. En el caso del SEO es una estrategia al largo plazo, pero en el SEM supone tener capacidad económica para poder invertir en él.

tienda fisica volverse online

Entonces, ¿Cuál es el valor añadido del pequeño comercio offline para seguir en el mercado y competir con su entorno?

En mi opinión, una de ellas (e importante) es la experiencia de cliente. Mediante un trato muy familiar se consigue una confianza, que con el tiempo va siendo un pilar fundamental para generar fidelidad, retenerlo y que a partir de “el boca en boca”, comente su experiencia con sus amigos y familiares y así incremente su cuota de mercado y pueda competir.

Y en el caso de las empresas online, ¿Cómo fidelizamos a un cliente?

En mi opinión, depende, un poco, de la edad y la capacidad adquisitiva, ya que no todos tenemos las mismas prioridades; los jóvenes, que normalmente tienen capacidad adquisitiva baja; buscaran algo barato, que tenga opiniones favorables y que les llegue con rapidez, mientras que los adultos, que habitualmente, tienen una capacidad adquisitiva media-alta buscan algo que no solo llegue rápido, sino que también sea de calidad y que tenga opiniones favorables. Ambos tienen dos cosas en común: los clientes depositan la confianza en la “rapidez” y en las “opiniones”, y de ellas depende que se repita la experiencia de compra online. Pero si se da el caso de que la empresa online no cumple con los horarios de entrega o que las opiniones que se dan en la página web son falsas (como fue el caso de TripAdvisor) puede hacer que se pierda fidelidad con el cliente y que esté decida navegar por otra página web, o pasarse a un comercio offline que le brinda más confianza.

En conclusión, tanto los comercios online como offline tienen sus pros y sus contras.

pequenas negocios online

Pero, en mi opinión, no podemos depender únicamente de uno. Hay cosas que siempre es bueno tenerlas en offline, como son las pescaderías o panaderías o fruterías, ya que necesitas ver los productos, que sean de buena calidad y evitar que te vendan “gato por liebre”. Otras veces siempre es bueno contar comercios online, como por ejemplo, cuando un producto solo está disponible en algún país y necesitas que te lo envíen a casa. Conviene no olvidar, que dar un paseo por la ciudad nunca viene mal, no solo ayuda a nuestra salud física, sino que mantener conversaciones ayuda a nuestro cerebro ya que hace mantenernos felices. Porque los seres humanos somos, ante todo, criaturas que buscan socializarse y no podemos estar encerrados entre cuatro paredes mucho tiempo y a fin de cuentas, para que una ciudad tenga vida siempre tiene que haber comercios a pie de calle.

The following two tabs change content below.
Avatar

Olatz Natividad

Estudiante de ADE+PDD en la Universidad de Deusto. Soy una enamorada del Marketing, me encanta analizar su impacto en la sociedad y las consecuencias que genera en todos los consumidores

Un comentario Añadir valoración

  1. Avatar Sh Marketing dice:

    ¡Curioso post!
    Es cierto que el comercio online está ganando terreno a un ritmo vertiginoso. Actualmente, si tienes un comercio y no vendes por Internet, cierras muchas puertas y probabilidades de venta. Además, como bien indicáis, las empresas pueden practicar SEM, dependiendo del presupuesto que puedan destinar, y ser visibles en los primeros puestos de los buscadores, ganando así tráfico.
    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *