Aprended lo que significa misericordia

Lecturas 21 de septiembre. Lunes XXV tiempo ordinario San Mateo.

Hace unos años la Iglesia celebró el año de la Misericordia, y fue un modo de recordarnos la importancia de la Misericordia en estos tiempos. La pandemia ha agudizado aún más esta necesidad, y desde ella somos interpelados al cuidado y a la solidaridad con los más vulnerables.

La cerrazón que muestran los contemporáneos de Jesús pude ser parecida a la nuestra. En vez de fijarse en la conversión y el paso dado por Mateo, se quedan en su lado oscuro e insisten en su condición de pecador. Igualito que el Sálvame.

Este tipo de cerrazón lo vivimos nosotros, cuando nos encerramos en nosotros mismos, cerrando el corazón a la misericordia, cerrando el corazón a la humanidad rota. Es en estos tiempos cuando nos toca visibilizar la misericordia como alternativa de relación, y es en estos tiempos cuando tenemos que vivir la Misericordia, porque cada uno de nosotros, también la necesitamos.

Foto de  @moisessaman
Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Nadie nos ha contratado.

Lecturas 120de septiembre. Domingo XXV tiempo ordinario.

Demasiadas personas viven la experiencia de querer trabajar y no poder por no haber sido contratados. Se trata de un modo de exclusión, en la que la persona no contratada experimenta que no se cuenta con ella por el motivo que sea.

Jesús nos habla del Padre que se acuerda de quienes nadie se acuerda. Que con la imagen del que contrata a los últimos Dios cuida y mima a los anteriormente excluidos, yendo mucho más allá que la legalidad y la imagen mercantilista que a veces tenemos de Dios.

El Papa Francisco critica duramente la cultura del descarte en la que estamos instalados. Descartamos trabajadores, luego descartamos quienes no sirves, tales como mayores, pequeños, pobres o inmigrantes. Lo peor es que lo damos como algo hecho e inamovible, y lo que el Evangelio nos dice es que es posible una cultura de la inclusión.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Para que viendo no vean y oyendo no entiendan.

Lecturas 19 de septiembre. Sábado XXIV tiempo ordinario.

¿Cuántas veces nos ha pasado que estamos buscando una cosa y resulta que no la vemos hasta que alguien nos la señala? En la vida, especialmente cuando nos afecta por dentro no terminamos de ver ni terminamos de entender qué nos pasa. Vivimos a una velocidad y con un cierto orgullo de autosuficiencia que ni vemos ni oímos.

Jesús explica las parábolas a los discípulos, porque tienen (tenemos) que entender que tienen una misión. No vale con decir maestro, sino que tenemos que poner en práctica aquello que Jesús nos enseña y para eso tenemos que entender qué es eso del Reino de Dios.

En estos meses pandémicos, ni vemos ni oímos, ni entendemos que pasa.Como sociedades vamos probando, ensayando, y ciertamente adaptándonos cada día a una circunstancia nueva. Es también en la incertidumbre donde vemos semillas del Reino de Dios que dan fruto, vemos la solidaridad, vemos el compromiso de muchísimos con los demás, vemos cómo se ejerce la vocación sanitaria, del cuidado, de la de informar. Sólo tenemos que ver y oír lo que tenemos delante.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Lo acompañaban algunas mujeres

Lecturas 18 de septiembre. Viernes XXIV tiempo ordinario.

De principio a fin del Evangelio Jesús está acompañado por mujeres. Entre ellas destaca María que le acompañará desde el nacimiento hasta su muerte, pero también encontramos mujeres en el círculo próximo de los discípulos de Jesús.

El modo de relacionarse de Jesús con las mujeres tiene una importante carga contracultural en su tiempo. Sólo hay que fijarse en el modo en que interactúan y también llama la atención que muchas de ellas aparecen solas, no como esposa de o hija de. Son ellas, las primeras que dan noticia del resucitado y serán ellas luego las que difundan el cristianismo en las iglesias domésticas.

En estos tiempos la sociedad empieza a reconocer y a poner en su justo lugar a las mujeres, aunque me temo que queda mucho camino. Uno de esos caminos pendientes es el que tiene que recorrer la Iglesia. Seguro que hay muchas cosas que hacer, pero una de ellas y fundamental es ver cómo ellas también acompañaban y acompañan a Jesús.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Tengo algo que decirte

Lecturas 17 de septiembre. Jueves XXIV tiempo ordinario.

En muchos momentos de la vida ocurre que no decimos aquello que nos gustaría decir. Nos hemos callado tantas veces de decir te quiero, muchas gracias, aquí me tienes y también nos hemos callado un ten cuidado, que la vas a liar, tú no sabes lo que estás haciendo.

Jesús tiene algo que decir, y no es solo matizar lo que piensa el fariseo. Jesús quiere decir que el Reino de Dios está cerca, quiere decir a la gente que tenga esperanza, que los pecados están perdonados para que la vida siga adelante. En definitiva Jesús nos trae la Buena Noticia para la vida de todos.

¿Qué tenemos para decir nosotros? ¿Quejas, que me hagan un poco de caso, ved qué bueno soy? Este mundo y sus gentes estamos necesitados de buena noticia, necesitamos palabras de reconciliación, palabras de esperanza, palabras de verdad, palabras que construyan, dicho de otro modo necesitamos palabras de vida (para los avezados necesitamos del verbo encarnado). ¿Qué tienes que decir hoy?

100 preguntas en una entrevista de trabajo | Turijobs
Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis»

Lecturas 16 de septiembre. Miércoles XXIV tiempo ordinario.

¿Sabemos realmente lo que nos pasas? ¿Somos conscientes de aquello que nos toca vivir? A veces puede parecer que no, tenemos imágenes de enormes fiestas en momentos de la pandemia que no toca tener fiesta. Y en momentos que toca celebrar la vida nos quedamos en una esquina refunfuñando.

Jesús trata de hacer ver el momento que se vive, que no es otro que el de la presencia del Hijo de Dios con nosotros, y eso trastoca el significado de los momentos. Jesús era acusado de comedor y bebedor, porque su actitud ante la vida expresada en la mesa compartida era nueva en su tiempo, y por tanto incomprendida.

Leer en profundidad el tiempo nos ayuda a afrontarlo mejor. No sirve que yo esté superbien, si vivimos en tiempos duros, porque eso sólo sería para mí y duraría poco. Leer los signos de los tiempos requiere discernimiento para saber qué es lo que hay que hacer, para saber qué es lo que se necesita hacer y como siempre, a veces será bailar, llorar, cantar, consolar, reír. ¿Qué te toca hacer hoy?

Foto de @GuillerAyuso

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!

Lecturas 15 de septiembre. Martes XXIV tiempo ordinario.

Hay un anuncio de hace varios años que se pregunta y ¿si nos levantamos? Muchas veces en la vida estamos como sentados, tumbados, como espectadores de una vida que pasa delante nosotros, pero que cada vez tiene que ver menos con vosotros.

Hoy el Evangelio nos propone un pasaje de resurrección. El Evangelio es aquello que Jesús nos proclama, a ti te digo, levántate. El Evangelio de Jesús es el que abre un horizonte nuevo de vida abundante y restaura la profunda soledad y vulnerabilidad de la viuda.

A veces hay gente que vamos como walking dead que vivimos y disfrutamos como un muerto en vida. Nos quedamos sentados, miramos pantallas y poco a poco nos hacemos como seres humanos auto- incapacitados para amar, para alegrarnos, en definitiva para vivir en plenitud. La canción decía Hoy no me quiero levantar, pero creo que hoy también es el día en el que Jesús nos dice levántate. Pues eso, a mover el culo.

Dirty Dancing, el misterio de una película de sexo que se convirtió en  clásico - EcoDiario.es
Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Tanto amó Dios al mundo

Lecturas 14 de septiembre. Lunes XXIV tiempo ordinario. Exaltación de la Santa Cruz

El amor es el motor de nuestras vidas, ya sea por su presencia o por su ausencia. Nos levantamos por nuestros hijos, por nuestra pareja, por nuestra misión, por quienes amamos. El asunto está en cómo amamos.

Hoy Jesús explica cómo ama Dios. Hasta el final, sin medida y como dirá Pablo Dios ama hasta la locura y la necedad de la cruz. Es en la cruz donde crucifican a Dios mismo donde podemos encontrar el sentido del amor de Dios.

Lo de amar en general todos lo entendemos, pero lo de amar como Dios es un aprendizaje largo y costoso porque no es lo que en general vemos. Este modo de amor es contracultural ya que supone poner al otro antes a que a mí mismo, y eso nos cuesta mucho. Vivir el Evangelio es re-aprender a amar y eso, me temo, no lo enseñamos en nuestros colegios y universidades.

Foto de @zeinacolors
Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Ten paciencia conmigo

Lecturas 13 de septiembre. Domingo XXIV tiempo ordinario

Da la impresión de que cada vez somos más impacientes. Queremos todo ya. Eso a veces puede funcionar, pero normalmente en la vida las cosas llevan su tiempo, llevan su proceso, y me temo que no nos gusta esperar al pan, a que el dolor desaparezca, o que mi compra llegue en pocas horas a mi casa.

Hoy Jesús nos habla del perdón. Nos cuesta perdonar una vez, y nos cuesta siete veces más perdonar siete veces. Es el horizonte del Evangelio, el de la vida reconciliada en la que no se niega ni el mal ni la ofensa, sino que se recompone mediante el regalo del perdón en otra clave de relación.

Los caminos de reconciliación son largos y costosos, por lo que requieren mucha paciencia. Son procesos en los que en general nunca va todo perfecto, sino al contrario se trata de ir superando dificultades constantemente. Pidamos al Señor que nos dé paciencia, primero con nosotros mismos y a la vez con nuestros prójimos, seguro que es mejor para todos.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Lo que rebosa del corazón

Lecturas 12 de septiembre. Sábado XXIII tiempo ordinario

Más de una vez escuchamos cosas sobre la mediocridad, que si el sistema educativo, que si los políticos, que si unos u otros. Me da la impresión que a veces también nosotros vivimos sin pasión porque nuestro corazón está como anestesiado.

Jesús nos invita a mirar nuestro corazón, a descubrir por qué, por quiénes late nuestro corazón y ponerlo en relación a los frutos de nuestra vida. Nos abre la puerta a examinar a descubrir nuestras pasiones, aquellas por las que nuestro corazón rebosa.

Ya el Apocalipsis señala a los que no son fríos ni calientes y me temo que algunos de nosotros somos señalados en ese texto. Nos falta la libertad, nos falta a veces el convencimiento o el valor de vivir apasionados por el amor que Dios tiene a la humanidad y por el sueño que comparte con Jesús para nosotros. Y eso también se lo podemos pedir a Él.

El coronavirus llega a los campos de refugiados de Grecia
Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario