El dedo de Dios

16 de marzo. III Jueves de Cuaresma

Con Maradona se hizo famosa la expresión de la mano de Dios, pero ahí mirábamos a Diego. Un dedo, tal vez más famoso, es el del techo de la Capilla Sixtina, donde Dios toca con el dedo a la humanidad representada en Adán. Todos estamos tocados por el dedo de Dios.

En el Evangelio se presenta la cuestión mesiánica de Jesús, ¿quién es y de qué bando es? ¿si es de Dios o es del diablo? Es la pregunta que el Evangelio presenta al creyente, ¿quién es Jesús para ti?

Nuestra humanidad está tocada por la divinidad. Todos somos capaces de hacer cosas que nos hablen del Reino de Dios, podemos compartir la mesa, acompañamos a los enfermos, vivimos la solidaridad, decimos verdad,… Hoy podríamos reconocer eso de Dios que hay entre nosotros. Feliz jueves.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El dedo de Dios

  1. Bgñe dijo:

    Me gusta la pista » reconocer el Dios que está en nosotros.» Cuántas veces, nos olvidamos o apreciamos! Eskerrik asko!

  2. Miren de Ariño dijo:

    Para mi el hecho de que exista Dios es ya motivo para creer en la vida eterna. A El no le hemos visto… Pero donde hay amor El está ahí y de todas las formas posibles… Amor de padres, hermanos, amigos… En nosotros esta transmitir a los demás este detallito de Dios que llevamos dentro… Cuanto más repartamos y con gente que nos necesita, más se Le vera. Así le veo a Dios… Amor de Padre-Madre todo junto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.