Mirad, vigilad

Lecturas 2 de noviembre. Domingo I de Adviento

La esperanza en un bien valioso en tiempos desesperanzados donde parece que cada cual ha de buscarse su salvación. No sabemos a dónde mirar y dirigir nuestros pasos mientras parece que a veces vivimos como pollos sin cabeza, correteando de un lado a otro pero sin saber muy bien ni a dónde ni a qué.

Jesús insiste con el verbo velar con el ejemplo de los siervos atentos. El Reino, el Mesías, aparecen de modo inesperado y sorpresivo; y no se trata de un secreto a desvelar, sino de un ejercicio de atención y fidelidad.

Empezamos el adviento como tiempo de esperanza. Es una ocasión para despertar los sentidos y nuestras capacidades para acercarnos al Dios que se nos acerca y al hermano que se nos aleja. Queremos llegar a ellos pero nuestra mirada se tiene que aquietar para mirar a fondo y nuestra vigilancia se ha de activar para entender aquello que ya vemos. Feliz adviento.

People, Group, Children, Boy, Education, Africa, Kenya
Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.