No sabéis el día ni la hora

Lecturas 8 de noviembre. Domingo XXXII Tiempo ordinario.

Hay quien describe nuestra sociedad como la sociedad del conocimiento, pero tal y como el COVID-19 nos muestra, no lo sabemos todo. Sabemos muchas cosas, nuestra ciencia ha avanzado muchísimo y somos capaces de explicar muchos fenómenos de nuestro mundo, pero debemos de seguir reconociendo nuestra ignorancia como parte de nuestra sabiduría.

Jesús nos pone el ejemplo de las necias y de las prudentes como dos actitudes en la vida ante la acción de Dios (el esposo). En este sentido propone que la actitud evangélica es la de la prudencia, el de hacer todo por nuestra parte para que lo de Dios se pueda hacer presente.

En las elecciones de EEUU hemos visto, con nuestros ojos europeos, una confrontación entre necias y prudentes. Pero me temo que las necias no son tan necias, ni las prudentes son tan prudentes. Que la realidad humana, como por ejemplo el electorado estadounidense, es una realidad tan compleja que tenemos que reconocer nuestra ignorancia. Al igual que el Evangelio, porque no sabemos ni el día ni la hora, ni de Trump o de Biden, ni tampoco la nuestra.

Trump, Biden Results Overshadowed by 'Too Early to Call' | America 2020 |  US News
Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a No sabéis el día ni la hora

  1. Rosa Miren dijo:

    Oso ondo lortua dago, Pello, zure iruzkinean Estatu Batuetako gizarteari buruz txertatzen duzun gogoeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.