Orar siempre sin desanimarse

Lecturas 14 de noviembre. Sábado XXXII Tiempo ordinario. San José Pignatelli y aniversario del nacimiento de Pedro Arrupe

¿Cuántas cosas hacemos en las que nos desanimamos pronto? Ejercicio físico, aprender idiomas, comer sano,… y orar. Tenemos que reconocer que hay cosas que nos cuestan y lo intentamos con frecuencia fracasando con la misma frecuencia.

Jesús es consciente de que seguirle es asumir un nivel de fracaso. De ahí la importancia de cuidar la fe. El ejemplo de la viuda que pide justicia no nos hace otra cosa que entender que la fe tiene mucho que ver con las causas de los vulnerables de este mundo.

A veces pensamos que esto de la fe es alta teología especulativa; pero aparece con la vida y sus oscuridades. La fe está muy cerca de la madre que quiere y cree en el futuro de sus hijios, la fe está en la ilusión de la pareja que empieza un proyecto de vida, la fe está en el enfermo que espera la curación, la fe está en los pasos del migrante hacia una tierra prometida. Animémonos en la vida para animarmos en la fe.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Orar siempre sin desanimarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.