¿Porque me has visto has creído?

Lecturas 3 de julio. Viernes . Santo Tomás apóstol

Hoy celebramos a Santo Tomás Apóstol, un santo con el que nos pudiéramos identificar muchos de nosotros que vivimos un sano o insano escepticismo general. Solemos dudar de todo aquello de lo que no tenemos a la vista y podamos comprobarlo personalmente, cosa que ya con la introducción del método científico se generalizo y se convirtió en ciencia.

Hoy Jesús nos invita a preguntarnos por qué creemos: por inercia, por fidelidad a un proyecto, por una relación personal, por que es lo que hay que hacer… Creer tiene una dimensión personal ineludible, y es por eso que tiene un componente de decisión personal y libre.

Creer por creer, sirve mientras funciona como muchas otras cosas en la vida. El reto es que hoy en día no hay un clima que invite a creer, sino todo lo contrario y tanto la cultura como el espacio social se ha convertido en un espacio que genera otra inercia a la increencia. En los dos lados, en el de la credulidad y la incredulidad hay un espacio enorme en el que cada persona se siente interpelada a situarse. ¿Por qué (no) crees?

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.