Quiero misericordia y no sacrificio

Lecturas 17 de julio. Viernes XV tiempo ordinario.

Necesitamos dar sentido al dolor y a la privación y muchas veces lo hemos entendido como sacrificio. En el sentido tradicional el sacrificio era hacer algo sagrado (separado). Como eso se hacía con animales y con conductas humanas, aquello se convertía es sacrificio. Hoy el sacrificio no es tan teológico, sino que va en aras a tener éxito, el cuerpo bien esculpido,…

Jesús, siguiendo la tradición profética nos invita a vivir la misericordia. Sentir con el mismo corazón que el otro. Así el horizonte no soy yo, para que quede puro o tenga éxito, sino que el horizonte es el amor al otro.

Un criterio fundamental de discernimiento es el horizonte de las cosas que hacemos, si somos nosotros y nuestra perfección o es el bien para los otros. Entre las dos opciones hay muchos grises de una realidad y muchos (auto)engaños en los que todos caemos. ¿Hoy que qué quieres, misericordia o sacrificio?

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.