Renunciar

4 de septiembre. Domingo de la XXIII semana del tiempo ordinario

Vivimos en una sociedad en la que eso de renunciar suena raro. Nos cuesta mucho renunciar a nuestro estatus, a nuestras comodidades, a nuestros ritmos de vida. La cosa es que mantener nuestra fiesta parece algo insostenible, personal y colectivamente.

El camino del Evangelio es un camino de renuncia, es un camino de libertad en la que renunciamos a aquello que nos quita libertad. Seguir a Jesús es ser capaces de asumir las consecuencias (las cruces) que conlleva el camino del amor entregado, el camino de la verdad y el camino de la jsuticia.

Necesitamos una pedagogía de la renuncia y un modo bonito es ver lo que otros hacen por nosotros renunciando a cosas e implicándose a fondo. Podemos pensar en aquellos que nos quieren que optaron por nosotros en lugar del camino fácil y así agradeciéndoles podemos aprender también nosotors. Feliz domingo.

Free photos of Stop
Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.