Ver nuevas todas las cosas en Cristo

Lecturas 20 de mayo. Jueves VII semana de pascua

Hoy hace 500 años, en Pamplona, una bola de cañón cambió la vida de Iñigo López de Loyola. Las heridas que le causaron en la pierna le llevaron a descubrir las propias heridas de la vida, y en su curación comenzó un camino de conversión, que sería después camino hacia Dios para mucha gente y durante siglos.

Ignacio conoce a Jesús, y como dice el Evangelio descubre que Jesús está con Él, hasta tal punto que se hace fundador de una congregación que tendrá por nombre Compañía de Jesús. Para Ignacio Jesús es el principio y fundamento de su vida.

Hoy los tiempos cambian, pero lo esencial de su inspiración permanece. Seguimos queriendo estar cerca de Jesús, seguimos queriendo discernir cómo vivir el Reino, seguimos queriendo ayudar al prójimo y seguimos queriendo en todo amar y servir. Hoy comienza un año de ceelbración y de conversión (www.ignatius500.org) Zorionak a todos los que compartimos espiritualidad ignaciana.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.