y pasaba allí el tiempo

Lecturas: sábado 4 de abril (5ª semana de Cuaresma)

Y Jesús pasaba allí el tiempo hasta que llegara la Pascua. Este confinamiento nos está enseñando a pasar el tiempo, a ver cómo pasa, a experimentar lo que tarda en pasar, y a esperar a que pase cuanto antes. De hecho estamos expectantes a que pase el tiempo del confinamiento y podamos celebrar nuestra pascua social.

Entretanto estamos cada uno en casa, atentos a las noticias, atentos a los signos de los tiempos que nos ayuden a gestionar las distintas incertidumbres. Hay unas que son prioritarias, como son las propias del cuidado de la salud y especialmente de los que están padeciendo. Hay otras incertidumbres que nos hacen mirar al futuro preguntándonos si podremos volver a clase, si podremos viajar, si podremos ir al fútbol o si nos podremos juntar en las iglesias.

Pero, las preguntas se quedan al aire y concluimos que hay que seguir esperando. Esperar a que con el paso de los días y viendo la evolución de la realidad sanitaria iremos despejando incógnitas, iremos decidiendo qué vamos a hacer, iremos viendo cómo afrontar las dificultades económicas y sociales. Pero también pensar en qué vamos hacer cuando termine esto, cómo lo vamos a celebrar, cómo nos vamos a abrazar a besar y a sentir el toque humano que nos ha faltado en este tiempo. Mientras, estmaos como Jesús: pasaba allí el tiempo.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a y pasaba allí el tiempo

  1. Javier dijo:

    …y recordaremos la pasión y muerte de Jesús, terminaremos celebrando la Pascua de Resurrección, que nos salva de todas las pruebas para la Vida eterna. ¡¡Alabado sea Dios!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.