Ahí tienes a tu hijo, ahí tienes a tu madre

Lecturas 1 de junio, Lunes. Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia

Una de las relaciones que fundamentan nuestra vida es la que tenemos con nuestros y si se da el caso con nuestros hijos. Son experiencias que fundamentan nuestra memoria afectiva, pero también fundamentan el horizonte de muchas de nuestras acciones.

Jesús con la cruz inaugura unas nuevas relaciones y como nuevas resultan inesperadas. Jesús con la cruz nos abre a la reconciliación con los que nos haen daño, nos enseña el camino a dar la vida del todo, nos enseña a acompañar a los otros crucificados y denuncia aquello que le llevo a la cruz.

En estos tiempos de transición pandémica estamos aprendiendo un nuevo modo de relacionarnos. Hemos aprendido a estar con nuestros hijos y viceversa, todo el tiempo que antes no habíamos tenido. Nos hemos dado cuenta que necesitamos cuidarnos los unos de los otros, y abrir esa relación de cuidados a los más vulnerables. Ahí tienes a tu hijo, a tu madre, al vulnerable.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.