Dios con nosotros

Una pregunta que se repite a lo largo de la historia es ¿dónde está tu Dios? Ahora que vivimos más apretadamente, la pregunta sigue vigente y los creyentes, muchas veces con más torpeza que acierto, tratamos de responder a la cuestión. Hoy celebramos la Anunciación, que es el relato cristiano en el que explicamos la Encarnación. Por medio de la Encarnación los cristianos respondemos a esa pregunta de dónde está Dios, y lo hacemos diciendo que Dios está con nosotros. Ahora, por tanto nos queda verificar eso en nuestra vida y descubrir, no dónde, sino cómo está Dios con nosotros.

Lecturas: miércoles 25 de marzo (La Anunciación)

Comentario

La espiritualidad Ignaciana nos da herramientas para discernir la presencia de Dios con nosotros:

  • Mirar y amar la humanidad entera en relación con la creación, tal y como lo hace Dios.
  • Acompañar la historia del crucificado con los crucificados del mundo.
  • Buscar y hallar la voluntad de Dios en esta historia compartida.

Las lecturas de hoy nos hablan de eso, de un Dios que se hace uno con nosotros, especialmente con los más vulnerables y necesitados. Nos hablan de que ese movimiento de Dios necesita de la colaboración nuestra, como es el caso de María. Nos hablan de estar atentos a descubrir ese amor de Dios, no solo en signos convencionales, sino en las encrucijadas de la historia.

Estos tiempos son tiempos de solidaridad, de estar unos con otros ya sea real o virtualmente. Son tiempos en que nos tenemos que acercar como gran familia humana, y haciendo eso, probablemente estaremos viviendo este misterio de la encarnación, que no es otro que el de la solidaridad de Dios con nosotros.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.