El que encuentre su vida la perderá

Lecturas 28 de junio, Domingo XIII semana del tiempo ordinario

Muchos de los esfuerzos de nuestra vida se encaminan a encontrar, a asegurar la vida. Solemos labrarnos el futuro como un proceso de construcción personal y colectivo, donde queremos asegurarnos una razonable estabilidad exitosa. Y en ello invertimos muchísimas de nuestras energías.

Jesús nos pone patas arriba. En el lenguaje paradójico, nos invita a perder para ganar, nos invita a dar para recibir. El Evangelio es una invitación a salir de nuestra tierra segura, desde nuestros esquemas a los esquemas del amor, donde las relaciones se basan en el otro y no en el yo.

Vivir en libertad significa aprender a vivirnos más allá de nuestros miedos y de nuestras seguridades. Significa empezar a bailar con otra música, significa cantar la vida, significa soñar lo imposible que es posible. ¿Dispuestos?

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.