Extendió la mano y lo tocó

Lecturas 26 de junio, Viernes XIII semana del tiempo ordinario

La irrupción del COVID-19 en nuestras vidas ha generado una serie de cambios, que al menos, nos hace pensar en lo que hacíamos antes como algo obvio y natural. En la vida de antes, tocar, besar, dar la mano, abrazar, estar pegados,… era algo bastante normal. Somos cuerpo y con el cuerpo nos expresamos, nos relacionamos y nos acercamos a los demás.

En el episodio de hoy Jesús toca a un leproso, lo cual era mucho peor que entrar en marzo a una sala de espera de enfermos COVID sin EPI. Jesús rompe el tabú de pureza ritual y se acerca al excluido por la enfermedad y su mano sanadora nos recuerda a la mano de Dios creadora en la Capilla Sixtina que toca la mano de Adán.

Hoy nosotros nos hemos distanciado, la relación corporal se ha vista mediada por las pantallas y la voz transmitidas telemáticamente, pero seguimos echando de menos esa dimensión comunitaria y de pertenencia que nos da el achucharnos. Seguimos necesitando achucharnos para decir te quiero, para dar nuestras condolencias, para felicitar, para saber que estás aquí, porque aunqeu haya COVID y haya internet, seguimos siendo cuerpo.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.