Señor, Señor

Lecturas 25 de junio, Jueves XII semana del tiempo ordinario

Es muy típico de nosotros invocar a algo para que se haga presente. Lo hemos visto en la pandemia, donde había responsables que decían que había respiradores y EPIs, pero aquellos que los necesitaban no los tenían. En nuestra vida personal a veces también nos pasa lo mismo.

Jesús nos advierte de este peligro de decir palabras sin que le acompañen los hechos. Probablemente sea uno de los rasgos que distinguieron a Jesús, que hacía lo que decía. La coherencia probablemente sería uno de los rasgos que distinguieron a Jesús en su tiempo por lo que la gente respetaba su autoridad.

Nuestras incoherencias personales y comunitarias son muy habituales, pero el problema es que somos inconscientes de las mismas. Cada uno nos creemos que somos coherentes y consistentes con nuestro discurso, pero ahí está la realidad para fastidiarlo. Ignacio, que era un gran conocedor de sus fragilidades, nos invita a que estemos atentos, a que examinemos nuestra vida para que nos despistemos y que la distancia entre lo que decimos y hacemos sea cada vez menor.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.