La casa de Dios

8 de septiembre, Sábado XXII, tiempo ordinario

La historia nos enseña que el ser humano tiende a definir (poner fronteras, bordes) la realidad. Para ello necesita separar y segregar con sus consiguientes efectos positivos y negativos. Entre los negativos está lo relacionado con hacer la realidad más pequeña de lo que es, incluyendo la realidad de Dios.

Hoy, tres compañeros hacen sus primeros votos en Loiola. A los ojos del mundo se empequeñecen y siguen un camino que no es fácil en nuestra cultura. En realidad, lo que hacen es aprender a vivir en el mundo como en la casa de Dios, con el lema en todo amar y servir.

Todos estamos ivitados a la casa de Dios que es el mundo. En esa casa nuestros límites se ven desbordados por la generosidad de Dios, nuestras diferencais se achican y nos acercamos más los unos a los otros para vivirnos en una gran familia. ¿Podríamos intentarlo? Feliz sábado.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.