Nadie nos ha contratado.

Lecturas 120de septiembre. Domingo XXV tiempo ordinario.

Demasiadas personas viven la experiencia de querer trabajar y no poder por no haber sido contratados. Se trata de un modo de exclusión, en la que la persona no contratada experimenta que no se cuenta con ella por el motivo que sea.

Jesús nos habla del Padre que se acuerda de quienes nadie se acuerda. Que con la imagen del que contrata a los últimos Dios cuida y mima a los anteriormente excluidos, yendo mucho más allá que la legalidad y la imagen mercantilista que a veces tenemos de Dios.

El Papa Francisco critica duramente la cultura del descarte en la que estamos instalados. Descartamos trabajadores, luego descartamos quienes no sirves, tales como mayores, pequeños, pobres o inmigrantes. Lo peor es que lo damos como algo hecho e inamovible, y lo que el Evangelio nos dice es que es posible una cultura de la inclusión.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.