Te doy gracias

En la infotoxicación que nos invade la crispación y la polarización salen reforzadas. En ese ambiente se nos olvida eso de ser amables. En nuestras distintas interacciones nuestras palabras se convierten en gruñidos monosílabos, gestos de indiferencia o enfado, y ciertamente nos olvidamos de dar gracias.

Jesús empieza dando gracias al Padre. Se vive desde el Padre a quien agradece todo acontecimiento, y ciertamente agradece la gente y especialmente la gente sencilla. Vivirse agradecido es lo que permite ser ayuda para otros y en este caso, sirve para descanso y refugio para los que están agobiados.

Hoy en vez de gruñir y fomentar el enfado general podríamos ir contracorriente. Podríamos sonreír, ser atentos y amables con la gente que nos rodea, decirles que son importantes para nosotros; pero sobre todo, dar gracias por todos ellos.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.