presentation-341444_1280Crear nuestro primer curso online puede ser una gran aventura que estamos deseando afrontar, o algo que nos genera pavor. En cualquier caso, la formación online cobra cada día mayor relevancia, por lo que es muy probable que en cualquier momento tengamos que lanzarnos a participar en esta modalidad formativa.

Es habitual que, cuando nos enfrentamos a esta tarea por primera vez, surjan muchos interrogantes: ¿por dónde empezar? ¿qué tipo de actividades puedo realizar? ¿qué tipo de contenidos debo incluir? ¿cómo evaluamos?

Aunque las respuestas variarán en función del tipo de formación que estemos diseñando (no es lo mismo diseñar todo un grado que un curso breve de formación continua), os proponemos a continuación algunas ideas que consideramos que pueden ser de gran utilidad para cualquier persona que vaya a desarrollar un curso online.

  • Diseñar desde las competencias.

Antes de comenzar, es muy importante tener bien definido quienes serán nuestros estudiantes y qué competencias académico-profesionales necesitan desarrollar.Al diseñar el curso, en lugar de empezar por un listado de contenidos o unidades, partiremos de una formulación clara de las competencias a desarrollar, los indicadores o resultados de aprendizaje y las evidencias para su evaluación.

 

 En lugar de preguntarnos ¿qué contenidos tenemos que crear? deberemos plantear ¿qué competencias deben tener los estudiantes una vez finalizado el curso? ¿cuáles son las actividades más adecuadas para desarrollar estas competencias? ¿qué recursos necesitará el estudiante para realizar estas actividades? ¿cómo recogeré evidencias de su realización?

 

Evidentemente, este planteamiento nos ayudará a definir un proceso mucho más centrado en el estudiante y en su rol activo en el mismo.

puntopartidacompetencias

  • Riqueza de metodologías y técnicas

Seguramente, cuando pensamos en estrategias metodológicas para nuestras aulas presenciales, se nos ocurren una gran variedad de técnicas y actividades que podemos realizar. Sin embargo, en el caso de la formación virtual, es posible que sólo se nos ocurra que el estudiante puede  leer documentos, ver vídeos y realizar algún test. Nada más lejos de la realidad. Hoy en día contamos con tecnología para poder desarrollar casi cualquier tipo de metodología activa: los estudiantes pueden trabajar en equipos en el desarrollo de proyectos, casos prácticos, juegos de roles, exposiciones grupales, tutorías a través de videoconferencia…

Esta riqueza metodológica es fundamental para el desarrollo de competencias, puesto que las competencias implican aspectos tan diversos como elementos cognitivos, sociales, emocionales…En cualquier caso, debemos tener en cuenta que estamos diseñando para un entorno web, por lo tanto, no se trata de intentar replicar en internet las metodologías utilizadas en el aula presencial, sino que deberemos escoger aquellas más adecuadas para potenciar una comunicación e interacción online.Además, es muy importante que exista siempre una coherencia o alineamiento entre: competencias, metodología y sistema de evaluación.

  • Planificación de los tiempos

 

stopwatch-911767_1280Uno de los errores más frecuentes al diseñar nuestros primeros cursos online es sobrecargar de trabajo a los estudiantes. Deberemos seleccionar cuidadosamente las actividades y recursos que son fundamentales para alcanzar los resultados de aprendizaje deseados. En el caso de querer ofrecer a los estudiantes otros recursos o actividades, se debe indicar claramente que son de carácter opcional.Una práctica muy aconsejable es contrastar con los estudiantes las horas reales que han dedicado a cada una de las tareas del curso.

Por otro lado, es importante que los plazos que se establezcan para la realización de actividades tengan cierto margen (por ejemplo, es mejor que un debate en un foro esté abierto durante una semana que sólo durante un día, puesto que es posible que muchos de los participantes tengan dificultades para conectarse justo en una fecha concreta). 

Además, no debemos olvidar que, si bien sobrecargar a los estudiantes es un error, también lo sería el que el curso no tenga la exigencia que se le está reconociendo, es decir, si un curso tiene reconocidos 6 ECTS, no es justo ni correcto que la mayoría de los estudiantes lo realicen en 3.

  • Trabajo individual y colaborativo

Que una persona estudie online, no implica que necesariamente tenga que trabajar de forma individual. Al contrario, en un proceso formativo online la colaboración con sus compañeros es aún más relevante que en procesos presenciales, ya que además de los aspectos cognitivos (contraste de ideas, construcción de conocimiento compartido…), el trabajar en grupo también da respuesta a aspectos socioemocionales, ayudando a superar el sentimiento de soledad que puede producir este tipo de estudio y generando  un compromiso hacia el equipo y las tareas grupales, lo que le puede ayudar a seguir el ritmo del curso y superar momentos de desánimo.

Por todo ello, es recomendable dedicar tiempo a generar un sentimiento de comunidad, sobre todo al principio del curso, con el fin de potenciar un clima de confianza y pertenencia.

  • Instrucciones claras

Muchos profesores, ante la pregunta de ¿cuál es el elemento más importante para el éxito de un curso? responden que sin lugar a dudas es el ofrecer unas indicaciones claras a los estudiantes sobre lo que deben hacer. Unas instrucciones sencillas y detalladas ayudarán a los estudiantes a sentirse más seguros, y nos ahorrarán a los docentes mucho tiempo que de otro modo tendremos que dedicar a responder dudas sobre estas cuestiones.

  • Seguimiento personalizado

El rol del docente sigue siendo fundamental en un curso online. Además de propiciar un buen clima en el aula virtual, deberá dar respuesta a las dudas de los estudiantes, dinamizar las actividades síncronas y asíncronas que se estén realizando, hacer
un seguimiento de los estudiantes, ofrecer feedback sobre las tareas encomendadas, etc. 

Es importante establecer de antemano el procedimiento de retroalimentación docente de modo que garantice ofrecer una respuesta rápida, concreta y clara a los estudiantes.

mark-804935_1280

 

Estas son 6 ideas que hemos seleccionado para este post, pero a ti ¿qué aspectos te parecen fundamentales a la hora de diseñar un curso online? Usa los comentarios para añadir nuevas ideas a esta lista.

123456

The following two tabs change content below.

Sonia Arranz

Directora de la Unidad de Deusto Online, soporte y asesoría para la formación online de la Universidad de Deusto.