Las videoconferencias son espacios de gran relevancia en los procesos formativos, tanto en la enseñanza online como en la actual modalidad de presencialidad adaptada. Posibilitar un espacio síncrono de comunicación permitirá desarrollar multitud de actividades, desde la exposición de contenidos, al trabajo en equipos, resolución de casos, aclaración de dudas, tutorías y acompañamiento, etc.

Lograr la participación activa de nuestros estudiantes durante las videoconferencias es fundamental para mantener su atención e implicación en el proceso de aprendizaje. En el post de hoy nos centraremos en aspectos globales, que pueden servirnos independientemente de la finalidad y dinámica definida para nuestra videoconferencia: 

  1. Antes de la videoconferencia, realiza siempre una planificación detallada de la clase: cómo se va a estructurar, qué tipo de actividades vais a realizar, cómo va a ser la participación de los estudiantes, qué recursos necesitaréis… 
  2. Establece unas normas claras para vuestras sesiones. Algunas de estas normas pueden ser consensuadas con los estudiantes. Entre los temas a incluir podrían estar: uso del chat, gestión de turnos de palabra, tener el micrófono silenciado mientras no se habla, conectarse unos minutos antes del inicio de la clase, ser respetuoso con los otros participantes… 
  3. También pueden quedar recogidos algunos aspectos relacionados con la seguridad y la privacidad: por ejemplo, establecer una etiqueta básica en cuanto a vestimenta (no salir en pijama), fondo (que cuiden lo que se ve en la pantalla, que se aseguren de que no aparecerán terceras personas), informar cuando se graben las reuniones, e insistir en que no pueden difundir las grabaciones (su publicación o distribución en redes sociales, sin el consentimiento explícito del docente, está prohibido por la normativa y, además de las sanciones que impondrá la universidad, pueden tener consecuencias penales y administrativas).
  4. Puedes comenzar la clase con una encuesta rápida sobre los aspectos previos relacionados con la temática a tratar, o sobre algún material que se les había pedido revisar… Esto permitirá activar sus conocimientos previos y lograr que desde el principio los estudiantes estén implicados. Para estas preguntas puedes usar las posibilidades de la propia plataforma de videoconferencias o herramientas externas como una encuesta de ALUD (Moodle), un formulario de Google Forms, una sesión de Kahoot o algún software similar.
  5. Es importante presentar cómo será la clase, por qué se ha organizado de ese modo y qué se espera de ellos. 
  6. Usa el chat para saber si están comprendiendo. Puedes preguntarles si una cuestión está clara o no y que respondan en el chat, por ejemplo usando estos emoticonos:  👍🏽 👎🏽 . Si la aplicación que utilizas no te permite insertar emoticonos puedes obtenerlos al pulsar a la vez la tecla Windows y el punto (Win + .) . Otra posibilidad es que el docente pegue los emoticonos que quiere usar en el propio chat para que los estudiantes puedan copiar y pegar el símbolo/emoji que les interese. Por ejemplo que ante una pregunta del docente tengan que responder ❌ , ❔ o ✅  .
  7. Usa herramientas digitales para que el alumnado pueda compartir su opinión, por ejemplo:
    • Murales digitales: en los que los estudiantes pueden poner sus ideas como si fuera en un post.it, generar nubes de palabras, etc. Puedes usar para ello Padlet, Jamboard o Answer Garden.
    • Herramientas para realizar preguntas en directo:  de modo que según vas presentando cuestiones en la videoconferencia los estudiantes tienen que votar/seleccionar entre posibles respuestas. Algunas de estas herramientas incluyen elementos de gamificación.
  8. Realiza preguntas verbales: contribuyen a mantener la atención y fomentar la participación y la reflexión. Haz preguntas con frecuencia, y en ocasiones usa los nombres de algunos de tus estudiantes para pedirles que intervengan. También es importante dejar espacios frecuentes para que puedan plantear dudas.
  9. Utiliza salas de grupos: da unas instrucciones claras y luego permite que tus estudiantes se reúnan en subgrupos en los que podrán interactuar, debatir y trabajar juntos en una tarea común. Si tienes muchos subgrupos, ellos mismos pueden crear sus salas e invitarte a unirte a ellas cuando tengan dudas.
  10. Usa recursos como compartir tu pantalla o compartir una pizarra digital, pero además, pide también a tus estudiantes que lo hagan, por ejemplo para compartir el trabajo que han estado haciendo en el grupo pequeño, para presentar un proyecto, etc.
  11. Puedes pedirles que en los últimos minutos de la sesión completen un ejercicio o cuestionario breve para que puedan comprobar su comprensión de los temas tratados. Puede hacerse a través de un cuestionario de ALUD (Moodle). También es posible realizar una encuesta de ALUD (Moodle) o formulario de Google para obtener feedback sobre la clase de cara a mejorar futuras sesiones.

¿Y en tu caso? ¿Cuáles son tus claves durante las videoconferencias? Esperamos tus comentarios.

The following two tabs change content below.
Sonia Arranz

Sonia Arranz

Directora de la Unidad de Deusto Online, soporte y asesoría para la formación online de la Universidad de Deusto.