El Feedback en el Entorno Dual

La formación Dual es un proceso de enseñanza-aprendizaje que impulsa la adquisición de competencias a través de la práctica y el aprendizaje consciente de los mismos.

En este entorno, la evaluación se convierte en un seguimiento del desarrollo del/de la participante al que, a través del seguimiento de sus trabajos y acciones, ayudamos a enfocarse en su proceso y le facilitamos la información sobre los próximos pasos a dar en el camino de este aprendizaje.

William Iven picture from Unsplash

El feedback es una herramienta para este desarrollo del/de la participante que permite elevar el nivel de consciencia en el trabajo, además de aportar información precisa sobre aquello que interesa mantener por obtener resultados satisfactorios y aquello que interesa cambiar, modificar o eliminar porque no suma a los resultados deseados. 

En medio de una formación que nos enfrenta al reto de revisar acciones, tanto individuales como de equipo para poder avanzar en la dirección que nos marcamos, la herramienta del feedback tiene un peligro. El peligro de convertirse en una evaluación que no permita manejar posibles resistencias, nombrar lo difícil de manera que nos podamos abrir al diálogo y poder influenciar y motivar al/a la participante hacia el compromiso.

Un buen feedback permite mantener el foco hacia el crecimiento. Sin embargo, encuentra la dificultad de tener que atender a dos necesidades contradictorias: la necesidad de aprender y mejorar, y la de ser aceptados/as tal cual somos. Tenemos el riesgo de convertir el feedback en un crítica que ocasiona en el receptor una conducta de defensa.

Dar feedback, requiere desarrollar las habilidades involucradas en las conversaciones difíciles, la habilidad de hablar correctamente, la habilidad de poder generar un clima de seguridad psicológica que propicie su fácil recepción para las personas. Buscamos un feedback eficiente. Y será eficiente si conseguimos que genere oportunidades para el/la participante. Y será adecuado, si puede dar ese paso ahora. 

Imagen de Cottonbro de Pexels

Para que el feedback sea efectivo y genere ese aprendizaje, hay que prepararlo y hay que prepararse. Tenemos que trascender las jerarquías y la autoridad para construir un diálogo basado en la confianza y el respeto. Y tener en cuenta aspectos como el espacio que damos a la otra persona para hablar, el impacto emocional que generamos, el objetivo de la reunión y dónde lo realizamos. A estos aspectos habría que añadir:

– Ofrecer una información veraz, contrastable y unida al objetivo

– Ceñirnos al comportamiento. Evitando así dañar la autoestima de la persona

– Generar oportunidad de crear conciencia de lo que se está haciendo para convertirlo en aprendizaje

Son muchas las facetas que se deben tener en cuenta para conseguir el efecto de aprendizaje, pero la preparación nos puede ayudar al buen desarrollo de la reunión.

Un feedback eficiente

El tener en cuenta las siguientes pautas puede contribuir a que la reunión de feedback sea más eficiente:

1 · Preparar la reunión

El cuaderno de bitácora empleado por los/las participantes en la formación dual, los proyectos y retos presentados, las conductas observadas, etc., son la base del informe de trabajo. Un informe que debe recoger cuatro aspectos: 

  • Lo que consideramos que debemos mantener o continuar con ello
  • Acciones que realizan pero a los que debieran realizar cambios para mejorar su eficiencia
  • Elementos a incorporar para la mejora
  • Aquellas acciones que valoramos desechar porque han dejado de aportar 

2 · Trabajar el discurso

Además de basarse en hechos concretos, el lenguaje debe de ser veraz y honesto con lo que realizamos, permitiéndonos expresar aquellas acciones que consideramos no están llevando al resultado buscado. Todo ello, buscando conectar las acciones a los resultados obtenidos. Utilizando un lenguaje positivo, que genere oportunidades. 

3 · Preparar el espacio

Un espacio limpio de prejuicios y de inseguridades. Donde hayamos atendido a las emociones que nos surgen y no lleven las riendas del tono de la conversación, convirtiendo la rabia en asertividad o el miedo en límites. Y cultivar el interés por querer conocer lo que les ha supuesto a los/las participantes llegar donde han llegado. 

4 · Cuidar la comunicación

Fomentar un diálogo abierto, a través de la escucha activa, estando abiertos a nuevas posibilidades. Dejando hablar, sin que nos lleve el querer tener razón. Mostrando respeto a los/las participantes. 

5 · Salir con un plan de acción

Consensuado, concreto y con fecha. Permitirá dar el siguiente paso y comprometerse con ello.

Cómo dar un buen feedback

Sin duda, son muchas las habilidades que hay que cultivar para lograr un feedback eficiente, si bien el primer paso es ser conscientes del importante papel que juega en el desarrollo de las personas. Y después del primero, vendrá el segundo y así, iremos recorriendo este camino. 

Aquí os dejo un pequeño vídeo de cómo dar un buen feedback.

Para cerrar este post, os animo a que probéis el efecto que produce el reconocimiento. Por qué no cerrar una sesión de feedback con una exploración conjunta en la que nos preguntemos: ¿Qué ha salido realmente bien y nos gustaría celebrar? Quizás no estemos acostumbrados a cerrar sesiones o reuniones de evaluación de esta manera, pero el resultado es realmente positivo.

¡Animaos a probar!


AINHOA GOROSTIDI · COlaboradora en la Unidad Dual.

Formadora, consultora y coach para el desarrollo de personas y equipos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “El Feedback en el Entorno Dual”

Escudo Universidad de deusto