Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.

Es el último mandato de Jesús a sus discípulos después de echarles en cara su incredulidad. Nuestra cultura también es incrédula y escéptica, y nosotros, cada uno a nuestra manera participamos de ello. El resultado es el paso de la incredulidad a cierto cinismo con aires de superioridad frente al creyente religioso.Pero Jesús no nos pide una confesión de fe, sino un movimiento de salir de nuestro propio querer e interés.

Primero ir al mundo entero. Traspasar nuestras fronteras culturales, religiosas, políticas, sociales y económicas. Es en el camino de salida donde encontramos al resucitado en los otros, en los diferentes , en los gentiles.

Segundo proclamar el Evangelio. Significa proclamar, celebrar, compartir la buena noticia de Dios con nosotros. Se trata de hacerla llegar a los lugares de sombras, de muerte y de injusticia. Se trata de celebrar juntos la esperanza de que salimos de ésta.

Y tercero a toda la creación. Dios es creador de toda la creación, no sólo nosotros. Somos parte de esa enorme casa común en la que tenemos que aprender a vivir juntos con relaciones de cuidado. Esta pandemia nos está poniendo delante la importancia del verbo cuidar sobre el dominar. Dios, salva, cura, da vida, crea, cuida; pero no domina.

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.