¿No ardía nuestro corazón?

Lecturas 15 de abril, miércoles 1ª semana de Pascua

Hay situaciones vitales, como esta del confinamiento en las que nos podemos sentir apáticos, sin fuerza y un poco planos. Y este sentimiento, pero agudizado, fue el de los discípulos de Emaús, que vuelven a su anterior vida, desilusionados por el final de la vida de Jesús. La desilusión, que algunos achacan a nuestro momento cultural, apaga la fuerza de nuestros corazones, que ya ni siente ni padece y simplemente está ahí.

Los discípulos necesitaron que Jesús saliera a su camino, necesitaron hacer memoria de su historia de salvación, necesitaron compartir el pan, para que al final, sorprendidos, descubrieron que les ardía el corazón. Entonces, cambiaron, se pusieron en marcha y de prisa regresaron a la comunidad a compartir su experiencia al ver y sentir que su corazón dejaba de ser de piedra y se convertía en un corazón de carne.

La pista de hoy es recorrer el camino de los discípulos; dejarse encontrar por Jesús, hacer memoria del regalo de nuestra vida y compartir el pan. Parece fácil, y necesitamos ayuda; de compañeros de camino, de comunidad, de tener tiempo para hacer memoria y sobre todo la de Jesús. Ignacio de Loyola hablará de consolación, que me imagino que tiene mucho que ver con eso de: ¿no ardía vuestro corazón?

Esta entrada fue publicada en Publicaciones del blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.