Noticias y Eventos

 

0 Comentarios

7 rasgos comunes de todo emprendedor/a

Los emprendedores y emprendedoras son un grupo de gente único y especial, porque piensa y actúan diferente. Sin duda, ser emprendedor/a no es algo para todo el mundo. Su forma de pensar y las costumbres que tienen, hacen que sus ideas rocen la locura y genialidad, a partes iguales.

Ser emprendedor/a no es sólo el deseo de ser tu propio/a jefe/a, de administrarte tu tiempo o querer ganar dinero, es tener un propósito que le dé sentido a lo que haces, más allá del dinero y el lujo. Requiere convicción, responsabilidad y tolerancia al fracaso.

Si alguna vez te has preguntado si eres un emprendedor o emprendedora, lee estas cualidades, ¿cuántas compartes? Si tienes algunas de estas ¡quién sabe, podemos estar ante el siguiente Bill Gates o Coco Chanel!

 

1. Eres inquieto/a y tienes iniciativa propia, nunca un logro te parece suficiente. 

 

 Mucha gente cuando consigue algo piensa «¡Lo conseguí por fin! Es el momento de relajarme y tomarme unas vacaciones». Una persona emprendedora, por el contrario, piensa «¡Bien! ¿Cual es el próximo objetivo?» Siempre quiere más y más.

No tomas un “no” como respuesta, nunca te das por vencido/a. Ante un logro, no se te pasa por la cabeza abandonar, quieres cosechar otro éxito más. Y por supuesto, no te rindes hasta que tu proyecto se complete.

Cada vez que recibes un no por respuesta, lo utilizas a tu favor: cada no te anima a buscar otra alternativa, te compromete y anima a sacar tu proyecto adelante.

Tienes iniciativa propia. No necesitas tener a alguien que te presione o recuerde lo que debes hacer, porque es algo que sale de ti mismo/a. Eres consciente de ser el/la  responsable de tus objetivos y de lo que quieres lograr. Tienes claro hacía donde quieres ir y qué tienes que hacer para conseguirlo.

 

Coco Chanel

 

Ejemplo de esta perseverancia y ambición fue Coco Chanel, que comenzó con una línea de sombreros. Después amplió su negocio con una línea de ropa de mujer  y más tarde, con la joyería. Murió en 1971, dejando tras de sí un icono de la moda y un negocio de 160 millones de dolares anuales.

 

2. Te gusta tener todo bajo control.

 

Si has tenido o tienes una empresa, así como un puesto de alto rango, seguro que a lo largo de tu carrera, has tenido que hacer un esfuerzo consciente para equilibrar el control de tu negocio y relegar responsabilidades en la gente con talento.

Te das cuenta de que todo no puedes hacerlo por ti mismo/a, tienes una idea y sabes que puedes promoverla, pero en algún aspecto del negocio no eres muy habilidoso/a. Debes vender tu visión, tus sueños y objetivos, necesitas a personas que complementen tus debilidades y carencias.

 No eres una persona terca, pero evitas desconcentrarte cuando tienes un objetivo.  Tu afán de superación hace que te esfuerces por mejorar y que tomes siempre las riendas de manera resolutiva. Eres un/a pensador/a lógico/a, tienes una visión global de la situación y no se te escapan los problemas, ni las soluciones.

 

Te gusta estar al mano de tu propia empresa y supervisarlam un rasgo muy común: Elon Musk, Steve Jobs y Bill Gates se han descrito a sí mismos como obsesos del control.

 

steve jobs

 

3. Eres apasionado/a, te gusta el riesgo y la emoción.

 

Como emprendedor/a, debe gustarte el riesgo y lo difícil, pues el 75% de las nuevas startups fracasan. Sólo alguien a quien no le asuste el riesgo puede hacer frente a esta probabilidad y además, salir airoso de ella.

Eres apasionado/a y esta pasión por lo que crees, hace que puedas superar los momentos difíciles. Aunque estés demasiado tiempo trabajando para no ganar lo suficiente, esta vehemencia es lo que te impulsa a seguir una y otra vez adelante.

La pasión es un pilar del éxito, que te sostiene cada vez que se te pasa por la mente abandonar. Tu naturaleza competitiva hace que estés dispuesto/a a perder, porque sabes que puedes hacer mejor las cosas. La gente tiende a ir hacia ti en busca de soluciones, debido a tu entusiasmo. Eres determinado/a y llegas a hacer lo imposible, posible.

 

4. Tienes una relación de amor-odio con el dinero.

 

Las personas emprendedoras en general, se interesan por el dinero desde pequeños. Warren Buffet, por ejemplo, comenzó con el reparto de periódicos para el Washington Post y empezó a hacer dinero vendiendo todo tipo de objetos, desde bolas de golf perdidas, pasando por sellos y revistas. Todo ello, antes de terminar el instituto.


Warren Buffett

 

No obstante, casi todas las personas emprendedoras no se guían únicamente por el dinero, sino por la pasión de aventurarse, así como la libertad y control que esto conlleva. Pueden optar por una profesión segura y bien pagada, pero prefieren arriesgarse a montar un negocio, porque resulta un reto y una oportunidad de administrarse a sí mismos/as.

 

5. Siempre te sentiste un poco fuera de lugar y no te fue bien en los estudios.

 

No te gusta estar en el estatus quo y te cuesta entender por qué la gente hace las cosas que hace. Muchos/as emprendedores/as no se sienten muy cómodos/as entre la multitud, especialmente en la juventud o en la adolescencia.

Necesitas hacer lo que te llena y sueles tener la cabeza repleta de ideas o pensamientos remotos. El sistema educativo no te satisfacía, te sentías incomprendido/a por las exigencias de tus profesores/as y buscabas tus propias distracciones fuera de las aulas. Esta cualidad de ver las cosas desde una perspectiva diferente al resto es un don especial a la hora de innovar.

Los/as emprendedores/as más notables fueron un fracaso en el sistema educativo, como fue el caso de Bill Gates, Steve Jobs, Ted Turner, Mark Zuckerberg, Li Ka-shing, Richard Branson y el fundador de McDonald’s, Ray Kroc, que dejaron los estudios en el instituto o en la universidad.

No te sientes cómodo/as con las reglas y un entorno estricto. Crees en la eficiencia y haces excepciones en pro de esta. Puede que incluso hayas sido despedido/a varias veces, porque tiendes a cuestionar o retar a la autoridad, siendo un poco dogmático/a. Por eso crees que tu trabajo es seguro si tienes el control de tu negocio y si no dependes de un responsable que pueda arruinar tu carrera tras un pequeño error.

 

6. Eres impredecible y tienes una visión diferente de las cosas.

 

Eres impredecible, porque eres consciente de los constantes cambios que se dan hoy en día. Esa percepción hace que siempre estés preparado/a y seas capaz de hacer los ajustes necesarios.

Los/as emprendedores/as tienen una visión diferente y por ello,  tanto familiares como amigos pueden pensar que sus ambiciones son imprudentes o insensatas, especialmente antes de que esa visión se haga realidad (aunque siempre se tenga su apoyo incondicional). Recuerda que a Einsten le tomaron por loco antes de que se probara la teoría de la relatividad.

Sin duda, es oportunidades donde otros no las ven, vives pensando en cómo hacer las cosas de forma diferente. Te cuestionas dogmas y paradigmas, te imaginas el mundo de manera diferente y te inquieta saber cosas que el resto pasan por alto. Siempre vas más allá y a veces, incluso, te cuesta ser realista (aunque este aspecto es fundamental para tener éxito).

Ruth Handler, por ejemplo, creó la muñeca de plástico icono: Barbie. En 1950,  Handler se topó con problemas y muchas críticas  (entre ellos, su propio marido) porque su muñeca tenía aspecto más adulto, en una sociedad en la que hasta entonces los muñecos parecían niños/as o bebés.  Ella creyó en su idea de muñeca adulta cuando vio a su hija jugar con muñecas de papel que tenían un aspecto más maduro y firme en su próposito, creó la legendaria muñeca.

 

ruth handler

 

7. Eres en cierta manera introvertido/a.

 

Crees que para llevar un negocio, necesitas ser extrovertido y persuasivo, pero no necesariamente. Recientemente se ha publicado que cuatro de los diez principales ejecutivos (incluido el CEO de Google y el co-fundador Larry Page, además del fundador de Facebook Mark Zuckerberg) se han identificado como introvertidos.

 

Los estudios realizados muestran que los/as introvertidos/as se desenvuelven mejor en un espacio de trabajo en equipo que sus compañeros/as extrovertidos/as. Los investigadores han dado que los introvertidos/as también son mejores a la hora de escuchar y más observadores, aspectos fundamentales para el liderazgo. Sin embargo, esto no significa que tengas problemas para comunicarte ni para relacionarte con la gente que te rodea.

 

El trabajo duro es sinónimo de constancia, de estar dispuesto a vencerte a ti mismo

 

Puede que no compartas muchas de estas cualidades o que las desarrolles con el tiempo. Lo que sí es cierto es que ser emprendedor no es un trabajo o un hobby, sino un estilo de vida.

 

Fuentes: Ryan Holmes (entrepreneur.com), John Rampton(entrepreneur.com) y Diego Ortiz (emprendiendohistorias.com)

Deja una Respuesta


Seguir respuestas a través de RSS 2.0 feed.

Archivos

Escudo Universidad de deusto