Noticias y Eventos

Entradas etiquetadas ‘consejos’

¿Tú o yo?

¿Por qué deberíamos contratarte?

Es una de las preguntas que más quebraderos de cabeza produce en una entrevista, pero no por ello es imposible de contestar. Aquí os presentamos varios consejos para hacer frente con éxito a esta temida pregunta.

Es importante ir preparado a las entrevistas, si bien es verdad que nunca tendremos al 100% controlada la situación, ya que no podemos saber con total seguridad qué es lo que buscan o qué nos preguntarán las personas del equipo de Recursos Humanos de las empresas. Es verdad que esta pregunta, junto a ¿por qué quieres este trabajo? son de las preguntas más difíciles que se puede encontrar un aspirante en un proceso de selección. En esta ocasión nos centraremos en la primera pregunta, en la cual es importante conocerse a sí mismo para poder desarrollar una respuesta.

Ante todo, no hay que pensar en esta pregunta como una jactancia de nuestra persona, sino como una forma de destacar aquellas características y cualidades tanto personales como profesionales que aportan un plus a nuestra candidatura y que nos permitan ser la persona idónea para ese puesto al que aspiramos. La sinceridad es muy importante en las entrevistas y en esta pregunta no es una excepción. Como aconsejan desde el portal Universia: «además de sincerarse con el entrevistador, hay que sincerarse con uno mismo. Algo te hizo creer que ese empleo era para ti y es justamente ese motivo el que debes revelar a tu entrevistador». La cuestión clave para responder a esta pregunta es a su vez esta otra: ¿Qué puedo aportarle a la empresa?. Para poder responder a esta pregunta, como a muchas otras, es parte indispensable de la preparación para la entrevista informarse sobre la propia empresa, consultando su página web y redes sociales, además de analizar la propia oferta de trabajo, consiguiendo de esta forma más información.

Desde la empresa de Recursos Humanos Adecco mencionan tres aspectos importantes que necesariamente hay que incluir para en nuestra respuesta:

  • Confianza. Es importante para un entrevistador que brindes esa seguridad, pero no hay que confundir esa confianza en uno mismo con soberbia, ya que la segunda demuestra a la persona que tienes en frente que no tienes autocrítica.
  • Liderazgo. Desde Adecco definen la figura del líder como una persona que tiene iniciativa y la capacidad para trabajar de modo independiente pero teniendo en cuenta a los demás. «El liderazgo que buscan los empresarios parte del compañerismo», por lo que hay que diferenciar este término del autoritarismo. Es fundamental «saber trabajar con otros y brindar apoyo y aliento cuando es necesario, pero también tener un criterio independiente y no dejarse llevar sin más por las influencias del entorno».
  • Entusiasmo. La clave es centrarse en ese aporte único que tú puedes brindar y no en la necesidad de ser contratado. Haz hincapié en demostrar tus capacidades. Ten en cuenta que el entrevistador busca saber qué puedes aportar y cómo de beneficioso puedes ser para la empresa. Pero, como puntualiza la empresa de Recursos Humanos Schmitman, «es sumamente importante que nunca digas que deberían contratarte porque necesitas el trabajo o porque realmente lo quieres, ya que da una imagen de desesperación».

Según el portal de empleo PrimerEmpleo, los puntos más importantes a tener en cuenta son:

  • Ofrecer una respuesta acorde a los ideales y objetivos de la empresa en cuestión. Como hemos mencionado anteriormente, es fundamental informarse bien sobre la compañía y el propio puesto al que se aspira antes de acudir a la entrevista, para ofrecer la mejor respuesta posible.
  • Centrarte en qué es lo que puedes ofrecer a la empresa. Aquí entra en juego la marca personal, por lo que es necesario invertir un tiempo a reflexionar sobre los aspectos que te diferencian positivamente y que pueden aportar valor a la compañía.
  • No seas modesto pero tampoco hables mal de nadie. Limítate a hablar de tus habilidades y virtudes de manera natural y, aunque en la empresa anterior no hayas estado a gusto, nunca hables mal ni de la empresa ni de compañeros o jefes, ya que lo único que conseguirías es dar una terrible impresión.

En conclusión, el equilibrio es la clave: hay que ser sincero pero sin pasarse, especialmente en lo que a aspectos negativos se refiere, la investigación y reflexión previas a la entrevista son necesarias y sobre todo, piensa que si te han llamado para la entrevista personal será porque han visto algo en tu perfil que les interesa.

Fuentes: Adecco, Primer Empleo, Schmitman Human Resources, Universia.

Entradas etiquetadas ‘consejos’

¿Cómo Buscar Empleo sin Enviar Curriculum?

Business is business, pero ¿qué estás dispuesto a hacer para conseguir una entrevista de trabajo?

Será un tema a considerar si llegas a utilizar la técnica del Elevator Pitch para conseguir un trabajo ya que tendrás que estar preparado para presentarte en cualquier momento.  La ambición te llevará a dar un paso más para enfocar de manera diferente tu búsqueda, echando mano de habilidades adquiridas en el campo personal. Estas habilidades componen el arsenal que utilizamos para conseguir lo que queremos o para camuflar lo que no queramos que se vea. Para encontrar empleo mediante esta técnica, se requerirá toda tu picaresca de cara a una buena presentación.

La técnica del Elevator Pitch es fruto de la invención y servirá como herramienta de comunicación al trovador contemporáneo que experimente con ella. Utilizamos esta técnica en el ámbito laboral para darnos a conocer sin cumplir con las formalidades que supone la búsqueda de empleo; envío de currículum, concertar una cita para hacer la entrevista, realizar dinámicas de grupo, etc.

En este caso, factores como la labia, el lenguaje corporal y el encanto a la hora de comunicarte y enviar información será tu pase para conseguir una propuesta de trabajo. Tendrás que dejar atrás la timidez y la vergüenza, como si se tratase de un juego de amor ya que para firmar un contrato y un “acepto las condiciones”, deberás de superar la prueba definitiva de esta “cita a ciegas”.

Plantearte realizar esta técnica supone un tiempo de dedicación previo importante ya que factores como el azar y la improvisación no serán los mejores aliados para captar la atención que queremos.  Las pautas principales para elaborar un buen Elevator Pitch son las siguientes:

  1. Definir el Elevator Pitch para cada persona a la que quieres dar a conocer tu proyecto, diferenciando la duración, los elementos y el alcance de tu presentación esporádica.  ¿Qué mensaje quieres que transcienda a la persona a la que te diriges? Personalízalo.
  2. La forma importa más que el contenido del mensaje: La mente es selectiva y la memoria más aún. Sólo retenemos un 8% de todo lo transmitido de forma verbal; el otro 92% del mensaje se pierde por el camino. Tu propuesta puede ser rechazada si no eres capaz de transmitir la información utilizando distintas entonaciones, volúmenes, silencios, enfatizando las ideas a las que quieres dar más importancia etc. Deberás ser capaz de transmitir esa emoción a través del lenguaje no verbal (gestos, posturas, expresiones…), dejando de lado el papagayo que podría hablar por ti y recitar tu proyecto.
  3. Deberás incluir las características y los beneficios que puedes ofrecer de una manera directa y concreta. Responde a las preguntas más significativas, posicionándote y dejando claro quién eres y qué eres capaz de hacer.
  4. Crea una buena impresión para captar la atención y lograr retener la información que quieres transmitir. El discurso tiene que ser fácil de entender y comunicado con pasión y entusiasmo. Si tú mismo no crees en tu proyecto… ¿Quién lo hará por ti?
  5. Demuestra el frenesí que contiene tu proyecto. Lo has creado tú, demuestra que el tiempo invertido merece la pena.
  6. Lo bueno si breve, dos veces bueno. Tu objetivo principal es levantar la curiosidad de la persona que pueda contratarte, para provocar un posterior encuentro “más formal”. Impáctale lo suficiente como para que tenga ganas de saber más de ti y de lo que le propones, pero no entres en detalle en un primer momento. Guárdate varios ases en la manga.
  7. No seas impaciente e intenta encontrar el momento idóneo porque puedes perder la oportunidad. No serás el único proyecto que habrá visto la persona de tu interés en los últimos días, por lo tanto, no empieces con desventaja.
  8. Si ves que no encuentras el momento perfecto, genéralo de tal forma que la oportunidad se te presente (Va a entrar al ascensor, ¡me meto yo también!).
  9.  Que nadie pueda cuestionar tu trabajo. Hay que estar seguros hasta de los puntos y comas para presentarte a un recruiter o a un inversor. Le podrá gustar o no gustar tu propuesta pero es muy importante que no cuestione ninguno de tus puntos fuertes de tu propuesta porque, por ejemplo, no sea objetivamente viable o porque le falte un matiz importante que se te haya pasado por alto.

Ésta técnica puede darte la oportunidad laboral de tu vida o hacerte pasar un ridículo espantoso por no haber sabido encajar la situación o plantear bien tu discurso. Es un riesgo muy pequeño para todo lo que puedes ganar. Debes estar preparado para cualquier impresión y sobreponerte a todas ellas por tu trabajo, que en este contexto es lo único que vale. Demostrar que puedes contribuir al éxito de la organización o proyecto en cuestión.

El miedo a hacer el ridículo o a no creerte capaz de dar a conocer abiertamente tu trabajo hará que el recruiter o inversor pierda el interés, y a largo plazo, tú también, porque no te sentirás capaz de presentarte eficazmente ante nadie.

Te aconsejamos que alimentes la sonrisa y agudices el ingenio para dar lo máximo de ti mismo, sintiendo que eres la mejor persona para realizar ese trabajo, por el que estás dispuesto a trabajar duro, e incluso, a pasar vergüenza.

Para más consejos sobre orientación para el empleo, visita nuestra web www.alumni.deusto.es y date de alta para conseguir una entrevista individualizada con nuestro equipo de orientadoras laborales.

Archivos

Escudo Universidad de deusto