Ajedrez, Inteligencia Artificial y supremacía humana

Por Juan Sáinz de Medrano, Colaborador de iNNoVaNDiS & Co.

Si hay un juego que siempre me ha fascinado, ése es el ajedrez. Un escenario compuesto por un tablero de 64 escaques, 16 piezas por bando con 6 piezas diferentes en cada uno de ellos. Apenas un pequeño matiz que altera esta perfecta igualdad, blancas mueven primero. Nada más y nada menos, tan simple y tan complejo a la vez.
Al frente dos jugadores con un objetivo claro, capturar al rey enemigo, y de cuya pericia dependerá el ir rompiendo esta situación de igualdad inicial en búsqueda de situaciones cada vez más favorables en la búsqueda del ansiado objetivo final.

Fuente: Chaturanga Wikipedia

Fuente: Chaturanga Wikipedia

Pocos juegos son tan universales y están tan arraigados a la cultura e historia de la humanidad. Los orígenes no están del todo claros y aunque algunas versiones lo sitúan en China o Irán parece que una de las más aceptadas lo hace en India1  en torno al siglo VI con un juego similar denominado chaturanga. Término que en sánscrito significa “cuatro miembros” y hace referencia a los cuatro miembros que integraban un ejército (infantería, caballería, elefantes y carruajes). Después se expandiría tras la conquista Persa, llegando a Europa en el siglo X, donde siglos más tarde se acabaría instaurando la normativa vigente estableciéndose ya un juego muy similar al actual.

Fuente: valentinv.com

Muestra del ajedrezado jaqués en el monasterio de San Juan de la Peña (Huesca) > Fuente: valentinv.com

Su aparición en distintas formas culturales también es amplísima y seguro que todos recordamos numerosos ejemplos en el cine, arte o literatura. Entre ellos, tenemos desde algunos tan antiguos y clásicos como el “Libro de los Cuentos” de Alfonso X el Sabio o el Ajedrezado Jaqués, tan abundante en frisos y arquivoltas de monumentos románicos en Aragón, hasta otros tan bizarros y actuales como el ajedrez mágica de Harry Potter o el “Secret Agent Laser Chess” de The Big Bang Theory. Sin poder olvidarnos de “La Tabla de Flandes” o de Holmes y Moriarty en aquella terraza de aquel palacio Suizo frente a las cataratas Reichenbach.

 

Pero ¿cuáles son las claves del juego? ¿existe el ajedrecista perfecto? ¿puede competir el intelecto humano contra el ordenador?
Tradicionalmente el ajedrez siempre se ha asociado a la inteligencia humana. Creatividad, concentración y capacidad de cálculo son algunas de sus claves y numerosos estudios han destacado beneficios como la potenciación de la memoria, la ayuda en la resolución de problemas, el incremento de la capacidad lectora, facilitación de la concentración, incremento del cociente intelectual y mejora de la creatividad o de la capacidad de planificar entre otras2.
Durante años se pensó que sería imposible que las máquinas pudieran ganar a un ajedrecista profesional. Aunque a simple vista pudiera parecer que la capacidad de cálculo y la falta de fatiga a la hora de concentrarse podrían otorgarle ventaja a la máquina, lo cierto es que las combinaciones posibles son tan asombrosamente grandes, que es necesario algo más que la mera fuerza bruta de cálculo para jugar bien al ajedrez.

Fuente: Ajedrez RC

Fuente: Ajedrez RC

Por mostrar algunas cifras, tras el primer movimiento de ambos jugadores existen 400 posiciones posibles, después del segundo 197.742 y tras el tercero el número sube hasta los 121 millones.

Las cifras son más abrumadores si tratamos de calcular las combinaciones de una partida “típica” (unos 40 movimientos, con 30 combinaciones por movimiento), siendo aproximadamente de 10123. Por contextualizar la magnitud de esta cifra se estima que el número de granos de arena de las playas de todo el planeta es de 1023, el del número total de cabellos humanos 1015 y el de átomos existentes en el universo 1081. Es decir, existen más combinaciones posibles en una partida de ajedrez típica que átomos, cabellos y granos de arena en todo el planeta3, por lo que a día de hoy queda descartada la posibilidad de una máquina perfecta capaz de conseguir predecir todas las partidas posibles y es necesario una IA (Inteligencia Artificial), que vaya más allá del mero cálculo bruto.

De hecho, fue un movimiento demasiado “creativo” lo que provocó el primer gran hito en la supremacía ajedrecística de la máquina sobre el humano. En la primera partida disputada en 1997 entre Kasparov, mejor ajedrecista de todos los tiempo por aquel entonces, y Deep Blue, ordenador de IBM, éste realizo una jugada que le resultó muy extraña al campeón Soviético, al mover una torre a una posición carente de sentido cuando podría haber dado jaque, para acabar abandonando a continuación.

Kasparov ganó la primera partida, pero salió trastocado, más aún cuando tras analizar la partida observaron que de haberse continuado la partida de una manera convencional se hubiera llegado a una situación de jaque mate para Kasparov. Lo desconcertante era que esta situación se daba tras 20 movimientos, algo que por su complejidad era imposible de calcular tanto para los humanos como para las máquinas ¿cómo estaba pensando Deep Blue4?

En las siguientes partidas Deep Blue jugó de una manera más agresiva, “más humana” y acabó imponiéndose a un Kasparov cada vez más nervioso, que acabó acusando de fraude a IBM, alegando que estaba habiendo intervención humana durante las partidas en Deep Blue.

Partida entre Deep Blue y Kasparov > Fuente: El Diario

Partida entre Deep Blue y Kasparov > Fuente: El Diario

Paradójicamente se conjetura que ese movimiento de Deep Blue que dejó sin sueño a Kasparov fuera un “bug”, un mero error de programación. Un ingeniero del proyecto explicaría años más tarde que la manera de perfeccionar a Deep Blue era ir encontrando errores tras diversas ejecuciones del programa y corregirlos, pero llegó un punto en el que el programa se volvió más inteligente ajedrecísticamente hablando que sus creadores, por lo que no permitía diferenciar si realmente se trataban de errores o si eran movimientos que permitirían obtener ventaja más adelante. El movimiento “más humano” de Deep Blue fue un error.

El paso estaba dado, era el principio del fin en la batalla del humano contra la inteligencia artificial de las máquinas. Posteriormente se ha seguido puliendo el juego de las máquinas y se han sucedido nuevas victorias de éstas en diversos enfrentamientos, hasta el punto de que a día de hoy se considera imposible que un humano pueda derrotar a la computadora.

Resumiendo, nos encontramos ante un juego de unos 1.500 años, jugado en todo el mundo y presente en todos los ámbitos culturales, es decir, el juego de los juegos por excelencia. En el que son decisivos la inteligencia, capacidad de cálculo, concentración, creatividad y planificación y en apenas 15 años las máquinas nos han borrado del mapa. Todo ello encontrándonos a las puertas de la revolución de los ordenadores cuánticos5, que amenazan con dejar en ridícula la capacidad de cálculo de los actuales (se afirma que problemas que los ordenadores actuales tardarían en resolver 13.000 millones de años, los ordenadores cuánticos podrían resolverlos en una hora).

Por tanto, estamos ante máquinas con una infinita superioridad de cálculo y procesamiento, a las que cada vez más, estamos dotando de una inteligencia más amplia y compleja consiguiendo que superen nuevos hitos constantemente. Siguiendo esta línea ¿podría estar próximo el día en el que las máquinas superen a la raza humana? O por el contrario, ¿conseguiremos mantener su desarrollo subordinado a nuestros intereses como hasta ahora?

Fuente: HAL Wikipedia

Fuente: HAL Wikipedia

El tema no es nuevo y ha dado pie a numerosas películas (Yo Robot, HAL 9000, Matrix…) pero siempre se ha tratado con un enfoque de ciencia-ficción, algo futurista e irreal cuyo debate no ha transcendido más allá del entretenimiento.
Vosotros ¿qué opináis? ¿mera ciencia-ficción o posible próxima revolución?

P.D. No tememos a las excavadoras por ser más grandes y fuertes que nosotros, al fin y al cabo también hay animales mucho más fuertes, pero… ¿hay animales más inteligentes?

 

1Historia del ajedrez. (Ir a artículo)

2Artículo sobre los beneficios del ajedrez. (Ir a artículo)

3Cifras obtenidas del artículo publicado en xatakaciencia.com

4Columna de Kasparov en Time en 1996 sobre la inteligencia de Deep Blue. (Ir a artículo)

5Artículo de El Confidencial sobre los ordenadores cuánticos. (Ir a artículo)

You may also like...

1 Response

  1. ordenadores dice:

    Sin duda para mí puede ser una revolución, un gran ejemplo puede ser la robot Sophia, lacual me dejo muy impactada la primera vez que supe de ella, muy curioso e interesante me pareció, la recomiendo ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *