El valor de los ecosistemas

Por Jon Mikel Zabala

El pasado 24 de diciembre lo pasé viendo “Cómo nos reímos” en la 2, un pograma en el que se hacía un homenaje al gran Eugenio. Así pues, quiero comenzar este post con un chiste que sirva de homenaje a Don Eugeni Jofra Bafalluy.

Saben aquel que diu que Jaimito llega a casa de la escuela y le pregunta a su padre: “Papá, en el colegio nos han dicho que investiguemos por qué los ríos no quieren participar en las reuniones de comunidad de los ecosistemas”. A lo que el padre, aturdido, responde a Jaimito. “No lo sé hijo, será que no quieren contaminar el flujo de información”.

Lo admito, el chiste es cosecha propia, pero quería un chiste en el que apareciera la palabra ecosistema, que es la que fundamenta el taller de “innovación y ecosistemas” que terminamos el pasado 13 de diciembre de 2023 con lxs 19G. Como suele ser costumbre, y por aquello de homenajear a Machado, pasamos más tiempo fuera que dentro del campus. En nuestro periplo, visitamos incubadoras y aceleradoras, donde se apoya a las start-ups en sus primeros pasos, proporcionándoles recursos, mentoría y formulándoles muchas preguntas que sirvan para que sus ideas de negocio vayan cogiendo músculo antes de salir al mercado real. También visitamos a centros tecnológicos, donde la innovación se fusiona con la ciencia, y donde científicxs, tecnólogxs y personal técnico hacen cosas que ya las quisieran muchos magxs. Por último, también nos acercamos al mundo de la innovación social, donde la innovación actúa como una fuerza que impulsa el cambio social positivo. En resumen, en estas visitas aprendimos (i) que el límite es solo nuestra imaginación, (ii) que la principal función de la innovación es la de ofrecer respuestas a problemas sociales, y (iii) que para innovar, hay que pensar más allá de las ganancias económicas y considerar el impacto en la sociedad y en el medio ambiente.

Y es aquí donde entra el reto al que lxs 19G tenían que dar respuesta, en el que me quiero detener de manera especial. Este año, el reto venía planteado por la Diputación Foral de Gipuzkoa, y en concreto, se les pedía a lxs 19G que desarrollaran ideas para dinamizar la red de mercados locales de Gipuzkoa (Gipuzkoako Azoken Sarea), para que éstos fueran atractivos para que la gente joven acuda a ellos a adquirir productos locales. Este reto viene a sumar a las iniciativas que se están impulsando desde la Diputación Foral de Gipuzkoa para ofrecer respuestas a la misión que se planteó en el año 2022 en relación con la alimentación sostenible, y que aspira a que “en 2040, Gipuzkoa contará con un sistema alimentario sostenible, saludable, accesible y competitivo, que maximice el potencial de la producción local y promueva el consumo responsable, proyectando la cultura e identidad del territorio”. 

Para el desarrollo de sus ideas, lxs 19G tuvieron que comprender el ecosistema que rodea a los mercados locales, y el cual incluye a baserritarras, consumidores, distribuidores, infraestructuras, precios, poder adquisitivo, hábitos de consumo, comunicación, hábitos de comportamiento, la ausencia de tiempo, la comodidad, digitalización, plataformas, etc. Para la presentación del reto tuvimos la suerte de contar con lxs compañeros de Landaola, la federación de asociaciones de desarrollo rural de Gipuzkoa, quienes ofrecieron su feedback a lxs 19G y tomaron buena nota de las ideas planteadas por ellxs.

La idea principal con la que me quedo tras este curso con lxs 19G es que somos muy afortunadxs. Y no somos conscientes de ello. Los ecosistemas, tanto los biológicos como los de innovación, tienen un valor incalculable. A mis estudiantes, les insisto una y otra vez que el precio es lo que pagamos, pero el valor es lo que recibimos. No siempre van de la mano, y por lo general las cosas más valiosas no tienen precio. Lxs 19G tienen un valor tremendo, van a participar del diseño e implementación del futuro de nuestro territorio, y por eso mismo no tienen precio. Nuestrxs baserritarras, además de alimentarnos, cuidan día a día de este nuestro territorio, de ese que disfrutamos cuando salimos a pasear por el monte, a hacer una excursión con lxs más pequeñxs, cuando vamos en bicicleta, o cuando queremos conectar con nuestra propia espiritualidad, y eso tampoco tiene precio. Nuestrxs emprendedorxs son lxs responsables de que Gipuzkoa sea un territorio en constante evolución, y del que todxs también nos beneficiamos. Y todo esto, aunque en la mayor parte de los casos se trate de intangibles que no nos podamos llevar a casa, vale más que cualquier otra cosa tangible que tengamos en nuestra posesión. Y encima, somos tan afortunadxs, que no tenemos que pagar por ello. 

Eskerrikasko a lxs 19G por su trabajo, a todas las personas que colaboran con iNNoVaNDiS y con el taller de innovación y ecosistemas, a la Diputación Foral de Gipuzkoa por darnos la oportunidad de participar de sus iniciativas, a Landaola por responder siempre a todo lo que les pedimos, y a nuestrxs baserritarras por ser nuestro Kelutral particular, la esencia de quienes somos, y la raíz de nuestro bienestar.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. I appreciate you taking the time to bring this up, as I not only feel passionately about the issue, but I also enjoy learning more on the subject. Would it be possible for you, as you get more experience, to update your blog with any more information that you discover? It has been of great assistance to me. air

  2. tunnel rush dice:

    L’esprit d’Eugenio perdure à travers le rire ! Votre blague sur Jaimito est une manière fantastique d’honorer son héritage. Merci d’avoir partagé la joie et de diffuser des ondes positives

  3. moto x3m dice:

    The author’s empathy and understanding shine through in this post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto