Haz bien y no mires a quién

Por Rubén Tena, iNNoVaNDeR 11G

Bueno, segunda entrada por mi parte en este pequeño rinconcito de internet y qué decir que me he comido un rato la cabeza para pensar en un buen texto que, además de tratar sobre algo en relación con el Título Propio, posea el carácter y fuerza suficiente como para engancharte a seguir leyendo.

¿Aún no te has ido, verdad? Bien, lo primero de todo: es verano, y con suerte tienes menos preocupaciones que en el resto del año, ¿me equivoco? Si la discusión más grande que tienes en tu cabeza es la de decidir si vas a reutilizar las chanclas del año pasado o comprarte otras nuevas vamos bien. La cuestión es que para muchos, el verano significa liberación, una estación que disfrutamos y deseamos con locura puesto que, en la mayoría de los casos, es cuando más tiempo libre poseemos a consecuencia de nuestras queridas vacaciones. Unas veces más largas y otras más cortas de lo que quisiéramos, las vacaciones son el regalo que nuestro sistema nos da, para que podamos, sólo por unos instantes, desconectar de todo. ¿Pero esto realmente tiene que ser así?
Parece que hace falta estar de vacaciones para desconectar y decirnos lo de “Uff, qué bien estoy de vacaciones”, pero no, deberían ser los 365 días, 6 horas, 9 minutos y 9,76 segundos que tiene cada año. Lo cierto es que mirándolo con la suficiente perspectiva de la que dispone una persona con apenas 21 años, me doy cuenta de que, en apariencia, esperamos a las vacaciones para hacer planes que nos llenen más que los que hacemos cuando no estamos de fiesta, y eso, queridos amigos, no debería ser así.

Enjoy summer

Photo Credit: protiumdesign.com

Es por lo tanto que, en mis sucesivos arrebatos de querer estar pendiente de realizar planes de los que realmente me encuentre con la misma satisfacción de la que antaño disfrutaba cuando llegaba el periodo estival, me he lanzado, desde hace poco más de 2 años (que son los que llevo viviendo sólo y fuera de mi familia por cursar los estudios fuera de mi casa), a intentar encontrarme con esa filosofía carpe diem. Suena a cliché, pero es cierto. A todos nos gustaría estar a diario con los ideales del Club de los Poetas Muertos, y siendo realistas ¿quién no lo sigue intentando a su manera?

 

Pues bien, esa necesidad de aprovechar el día me ha llevado por muchos caminos de los que realmente siempre he aprendido algo, por muy duro que haya sido el golpe ya que las cosas no han salido según lo planeado, que a decir verdad todo el mundo sabe que ésas, las no planeadas, siempre son las mejores. Así, diciendo SÍ a una sucesión de planes tan descabellados que van, desde coger un tren francés sin conocer el destino para pasar un fin de semana, aburrir con el mismo rollo a responsables de clubs de que me interesaría muchísimo trabajar de dj, hasta lanzarme a financiar mediante crowdfounding proyectos musicales realmente extraños o con recursos limitados conseguir estar más de un mes componiendo canciones que si bien no son del agrado de todo el mundo, me hacen consciente de que no malgasto el tiempo. Me permito el lujo de decirte que sí, que puede que sin duda iNNoVaNDiS no se estudia, SE VIVE (como dice Roge). Sin duda creo que, de no ser por esas “vibraciones” que me han ido llegando a lo largo de estos 2 cursos, lo de aprovechar todas y cada una de las oportunidades, lo de que hay que lanzarse… no habría calado tan rápido en mi forma de pensar de no ser por la caña que nos han metido, y nos hemos metido entre todos.

Sin duda la temporada universitaria nos cambia a todos y ahora, que apenas queda un año para acabar mi grado, soy cada vez más consciente de que no quiero ni pensar dónde voy a acabar, sino de dónde estoy. Así, siempre que las ganas, el interés y el bolsillo me lo permitan, voy a decir SÍ; voy a seguir presentándome a todos los concursos de música que pueda (aprovecho para hacer spam y enseñarte el último en el que estoy), voy a seguir investigando proyectos innovadores para aportar mi granito de arena, voy a seguir queriendo realizar escapadas sin destino fijo, voy a querer, a fin de cuentas, disfrutar de la vida.

Venga sí, piénsalo, Rubén se ha vuelto un sentimentalista, pero es que tengo la sensación de que si no te lo transmito no me voy a quedar tranquilo; que aunque hayas leído esto mismo un millar de veces, y lo vayas a leer un millar más, hacía falta que alguno se atreviera a redactar algo que todos los iNNoVaNDeRs sabemos. Así que, no me queda otra que, una vez más, asegurarte que si sigues atreviéndote no sólo cuando estás de vacaciones, lo estás haciendo bien.

shit happens

Photo Credit: mentalitywod.com

No tengo otra pretensión que la de animarte, si no lo estás ya, a que si sabes que algo no va tal y como piensas que debería ir, que instes a cambiarlo; animarte a que quieras ser aún más feliz y a que disfrutes del camino para conseguirlo; animarte a que sigas haciendo lo que te gusta, y si no, a que te agarres a la oportunidad de lograrlo; a que disfrutes de cada segundo que se te presenta delante a pesar de que estés en el sofá haciendo nada; animarte a que te des cuenta de que tu «yo» de hoy dista mucho del que fue ayer y es muy diferente del que será mañana…

Finalizo con 2 cosas que son muy importantes, la primera es que disfrutes de este verano e intentes alargar la sensación para seguir de la misma manera (o mejor si cabe), hasta el verano que viene, y la segunda, es una cita que no recuerdo muy bien dónde la he escuchado, pero que de veras me sirve como buen broche final a esta pequeña, aunque intensa redacción:

”El mundo siempre ha sido un parque de recreo, cuando éramos niños lo disfrutábamos a diario pero, ahora que somos adultos, da la sensación de que se nos ha olvidado”.
¡DE NADA POR RECORDÁRTELO!


 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto