El pasado es pasado, no “pa sados”

Por Jon Mikel Zabala-Iturriagagoitia ·

@jonmizabala, Deusto Business School, University of Deusto, Donostia-San Sebastian (Spain).

A diferencia de otros animales, los seres humanos pasamos mucho tiempo pensando en lo que NO pasa a nuestro alrededor, evocando aquellos eventos que ocurrieron en el pasado, e imaginando aquellos que podrían acaecer en el futuro, e incluso divagando acerca de aquello que aunque sepamos que nunca va a pasar, nos sirve para abstraernos de nuestro entorno presente inmediato. De hecho, el conocido como fenómeno de la «mente errante» (mind wandering en inglés) parece ser el modo de operación por defecto del cerebro.

Aunque esta capacidad es un logro notable de la evolución del ser humano, la cual permite a las personas a aprender, razonar y planificar, también puede tener asociado un coste emocional. Muchas tradiciones filosóficas y religiosas enseñan que la felicidad se encuentra en el momento presente, viviendo en el momento, y abogan por resistir a las tentaciones de la mente errante y centrarnos en el «aquí y ahora». Atendiendo a estas tradiciones y creencia, una mente errante es una mente infeliz: ¿Tienen razón?

Fuente: https://cdn.meme.am/instances/60802546.jpg

Fuente: https://cdn.meme.am/instances/60802546.jpg

Para poder conocer el nivel de satisfacción emocional que obtienen las personas en el mundo real, el método más fiable es el muestreo, lo que implica contactar con una serie de personas (en suficiente cantidad como para constituir una muestra representativa del conjunto de la sociedad), que se dediquen a sus actividades cotidianas, y pedirles que informen sobre sus pensamientos, sentimientos y acciones en ese mismo momento. Por desgracia, la recogida de información de este modo, además de ser muy engorrosa y poco fiable, es terriblemente costosa. Para solventar estas dificultades, Matthew Killingsworth y Daniel Gilbert, desarrollaron una aplicación para móvil, lo que les permitió generar en tiempo real una base de datos inusualmente grande acerca de los pensamientos y sentimientos de una amplia gama de personas, mientras éstas se dedicaban a sus quehaceres diarios. La aplicación se ejecutaba en momentos aleatorios a lo largo del día (no durante horas de descanso/sueño), formulando ciertas preguntas a las personas que la habían instalado, y registrando sus respuestas en una base de datos. Así, se recogió una muestra de aproximadamente 250.000 pensamientos y sentimientos de alrededor de 5000 personas de 83 países.

Para conocer la frecuencia con la que las personas piensan de manera errante sobre cosas diferentes de las del momento presente, y cómo esos pensamientos afectan su felicidad, se analizaron las respuestas ofrecidas a una pregunta de felicidad («¿Cómo se siente ahora?») – a la cual los participantes debían responder en una escala de 0 (muy mal) a 100 (muy bien), a otra pregunta de actividad («¿Qué está haciendo ahora?»), y a una pregunta de mente errante («¿Está pensando en algo distinto de lo que está haciendo?») – a la cual podían responder con cuatro opciones: no; sí, estoy pensando en algo agradable; sí, estoy pensando en algo neutro; o sí, estoy pensando en algo desagradable. Los análisis de Killingsworth y Gilbert revelaron tres hechos.

 

En primer lugar, la mente de las personas vagaba con frecuencia, independientemente de lo que éstas estaban haciendo. El fenómeno de mente errante se produjo en el 46,9% de las personas. Sorprendentemente, la naturaleza de las actividades que estaban realizando las personas no mostraba ninguna influencia sobre si sus mentes vagaban, ni sobre lo agradable de los temas a los que sus mentes vagaban.
En segundo lugar, sus resultados revelaron que las personas eran menos felices cuando sus mentes estaban vagando que cuando no lo estaban, lo cual se observaba en todo tipo de actividades, incluidas las menos agradables. Aunque la mente de las personas era más propensa a pensar en temas agradables (42,5% de las personas), que en temas desagradables (26,5%), o neutros (31%), las personas no se sentían más felices cuando pensaban en temas agradables en lugar de centrarse en pensar sobre la actividad que estaban ejecutando en ese momento. Sin embargo, sí se observaba que las personas se sentían considerablemente más infelices cuando pensaban en temas neutros o desagradables, en lugar de pensar en la actividad presente. Es decir, la mente errante actúa en la mayor parte de las personas como la causa de su propia infelicidad.
La siguiente figura muestra el grado de felicidad reportado por los participantes (0 a 100) durante cada actividad (observada en la parte superior), en función de si su pensamiento se orientaba a temas desagradables, neutros, temas agradables o se centraban en la actividad que generaban en ese momento (en otras palabras, ausencia de mente errante). La línea de puntos indica la media de la felicidad de toda la muestra, mientras que el tamaño de la burbuja indica la frecuencia de aparición.

Fuente: Killingsworth y Gilbert (2010, p. 932).

Fuente: Killingsworth y Gilbert (2010, p. 932).

 

En tercer lugar, lo que la gente pensaba en su proceso de mente errante era un mejor predictor de su felicidad o infelicidad que aquello que se encontraban haciendo en ese momento. Es decir, cuando estamos pensando en el pasado o en el futuro en lugar de centrarnos en pensar en la naturaleza de las actividades que estamos realizando, estamos influyendo directamente sobre nuestra sensación y percepción de felicidad. Una mente humana es una mente errante, y una mente errante es una mente infeliz. Ya lo decía el gran Jean Paul Sartre (1905-1980), filósofo y escritor francés: “Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”.

 

Fuente: http://img.desmotivaciones.es/201208/LafrasedelafotomolaxD.jpg

Fuente: http://img.desmotivaciones.es/201208/LafrasedelafotomolaxD.jpg

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Your provided web page is so informative and i am thankful to read it.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto