Emprendizaje también se escribe en femenino

Por Noelia Jiménez de Redactora

Llama la atención que cuando entras en un coworking, la mayoría de los espacios están ocupados por chicos, cuando son muchas las mujeres que sueñan con tener su propio negocio. Sin embargo, emprendizaje también se escribe en femenino.

Recientemente se ha celebrado el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, como siempre, marcado por la polémica y la reivindicación de una sociedad femenina que pide poder ocupar el lugar que le corresponde, sin tener que enfrentarse a todos los problemas que, en muchas ocasiones, ser mujer implica.

Pero tranquilos, no he venido a hacer apología del feminismo, ni voy a hablar sobre el 8 de marzo. Sin embargo, sí que me gustaría animar a todas esas chicas que están deseando emprender, que se animen a cumplir sus sueños. ¿Por qué? Porque emprendizaje también se escribe en femenino y no tiene un límite de edad, sino, más bien, de mentalidad

 

Por un coworking mixto

Hay un factor que, reconozco, siempre me llama la atención cuando visito un coworking: por norma general, el 60 o el 70% de los puestos de trabajo están ocupados por hombres. Hombres de diferentes edades que dedican largas horas a sacar adelante su empresa y, en definitiva, su sueño. Sin embargo, no ocurre lo mismo en el caso de las mujeres. Además de ser mucho menos su representación, por lo general, son chicas jóvenes (entre los 25 y los 30 años) y, a partir de ahí, o no hay representación o esta es muy escasa. ¿Extraño, verdad? ¿No tenemos las mujeres madera de emprendedoras? En mi humilde opinión considero que sí, pero que llegada una edad, en el momento en el que se plantean formar una familia, la cosa se complica y esos sueños de tener su propia empresa, pasan a un segundo plano.

emprendizaje_femenino_1

Está claro, y no voy a ser yo quien juzgue ni una actitud ni otra, que las mujeres que deciden ser madres, aún hoy en día, siguen teniendo mucho más peso en el cuidado de los niños que los hombres. Puede que sea porque las mujeres seguimos teniendo ese peso o responsabilidad social o moral de cuidar aquellos que más nos importan, pero esto es algo que tiene que cambiar o que, al menos, no nos asuste. Y es que una de las pocas ventajas que tiene ser emprendedora, autónoma o llamadlo como queráis, especialmente si estamos hablando de un trabajo que se puede realizar desde un coworking o cualquier espacio que no requiera de un horario cerrado, sino de una entrega del trabajo a tiempo es, precisamente, esa flexibilidad horario que te permite seguir luchando por tus sueños profesionales, sin tener que dejar de lado los personales que, desde luego, son los más importantes, como bien decía, al menos en mi opinión.

¿Todavía no te he convencido? Es verdad, no te voy a mentir. Nadie dijo que fuera fácil. Emprender es una tarea ardua, costosa y no siempre tiene ese final tan bonito como explican los libros de teoría. Se requiere de mucho tesón, de muchas horas invertidas, de lágrimas, de decepciones, pero también de alegrías y satisfacción. Caer nunca ha sido un sinónimo de derrota para las personas emprendedoras, sino de aprendizaje, de superación de obstáculos y esto sí que no es una teoría, sino una realidad.

 

Datos sobre emprendizaje femenino

María Benjumea es la fundadora de Spain Startup y, en una entrevista concedida a la Cadena Ser explicaba que sólo el 17% del total de emprendedores en España son mujeres. Un dato preocupante, si bien es cierto que tal y como la propia fundadora de Spain Starup asegura, los negocios de mujeres son más estables y tienen menos posibilidades de fracasar que el de los hombres (un 46% frente al 66% de las empresas creadas por hombres). En este sentido, también cabe mencionar que la mujer es más precavida en sus gastos, pero más atrevida a la hora de innovar, lo que sería un punto positivo, frente a otro negativo: el afán de internacionalización se da más en hombres que en mujeres. Sin embargo, en el caso de contrataciones, “La mujer emprendedora no sólo emplea más sino que emplea mejor, contrata de forma más estable y garantiza una vía de acceso igualitario de la mujer asalariada que es contratada por otra mujer, además, naturalizando la compatibilización de la vida personal y el trabajo”, según recoge el portal Asesores de PYMES, en palabras de Lorenzo Amor, Presidente ATA.

emprendizaje_femenino_3

Por su parte, Eva Serrano, Presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias de Madrid, ASEME, explicaba al diario ABC que “según los datos del ‘Informe especial GEM sobre Emprendimiento Femenino’, ya se puede decir que «existen dos mujeres emprendedoras por cada tres hombres» y además han sido las empresas dirigidas por el sexo femenino las que «han superado mejor la crisis».

 

Y tú, ¿quieres emprender?

Hace unos días leía en El Independiente que un estudio de la Universidad de Harvard aseguraba que las hijas de mujeres que han trabajado fuera de casa, con una profesión remunerada, tienen más posibilidades de ocupar cargos de importancia o de dirección. No sé si ese estudio es fiable o no, pero sí que he de reconocer que tengo en mis antecesoras (madre, abuelas y tías-abuelas) grandes ejemplos de mujeres fuertes y luchadoras que han perseguido sus sueños, sin dejar de lado su parte personal más importante: su familia.

emprendizaje_femenino_2

Entonces, ¿por qué íbamos a ser las mujeres de nuestra generación menos capaces que ellas? ¡No te equivoques! Eres mujer, puedes y tienes las mismas oportunidades de emprender que ellos y, por supuesto, de emprender con ellos si así lo deseas. Pero de lo que se trata es de luchar por tus sueños, especialmente ahora que tú también puedes ser un ejemplo para las siguientes generaciones. ¿Te animas?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *