No nos gustan las normas

Por Julen Escalero, iNNoVaNDeR 10G

No nos gustan las normas. En general, preferimos cierta sensación de libertad, de no estar delimitados. Tal vez por esto, existe una creciente convicción de que cuanto más elementales y sobrias sean las normas, mejor funcionamos, más margen para la innovación y la creatividad. Un modelo muy liberalista y americano que progresivamente se acomoda en el Viejo Continente.
Hace escasos meses, hemos asistido a un interesante ejercicio de regulación. Me refiero a las Reglas del Juego de Fútbol, que en su edición para la temporada 2016-2017, han sufrido una profundísima modificación que merece la pena estudiar, pues dichos cambios pueden ser un buen apoyo para reflexionar sobre innovación y regulación. Reflexión que quiero compartir aquí con vosotros.
Según Wikipedia, 260 millones de personas en el mundo practican hoy el fútbol, convirtiéndolo en el deporta más popular del mundo. Los orígenes del juego datan de los siglos XVII-XVIII y las primeras reglas conocidas tienen una antigüedad de más de 150 años. ¿Quién regula el fútbol? Es el International Football Association Board (más conocido como IFAB) el encargado de velar por el desarrollo de aquellos artículos redactados a mediados del siglo XIX. Dicho jurado lo integran las cuatro asociaciones de Reino Unido (galesa, escocesa, irlandesa e inglesa) y la FIFA, que se integró más tarde. Cada una de las míticas asociaciones cuenta con un boto en la asamblea y la FIFA cuenta con 4.
Desde los orígenes del IFAB, las normas han ido cambiando, al igual que el fútbol. Por ejemplo, al comienzo se empleaba una cinta para unir los postes de las porterías en lugar de un travesaño o larguero, la prohibición de jugar el balón con la mano no existía… En cambio, un portero no podía dar más de cuatro pasos o botes al balón mientras lo retuviera con las manos, solo había dos árbitros (hoy el equipo puede estar compuesto por hasta 6 miembros) y el campo media incluso 3 veces menos que en la actualidad.

Fuente: blog.nyhistory.org

El asistente, con un pañuelo en lugar de banderín, Nueva York, 1905. Fuente: blog.nyhistory.org

 

El caso es que se han ido introduciendo mejoras que han modificado la práctica del balompié, avanzando siempre en teoría hacia una mayor justicia y fluidez, y potenciando el espectáculo visual. Dichas mejoras, son estudiadas, reguladas y revisadas por el IFAB como órgano de máxima autoridad. Para la ya comenzada temporada, el IFAB ha pegado un repaso profundísimo a las Reglas del Juego. ¿Están a la altura de los tiempos que corren? ¿Suponen un cambio radical? ¿Mejoran efectivamente la práctica del fútbol? Y sobre todo, ¿pueden las normas ser innovadoras, o facilitar o impulsar la innovación?

Vayamos paso a paso. El nuevo texto se presenta en un formato mucho más atractivo visualmente que las anteriores entregas, lo cual es una buena noticia. El IFAB declara al comienzo del documento que los objetivos de las modificaciones son hacer las Reglas más comprensibles y accesibles, así como conseguir una mayor coherencia en su comprensión, interpretación y aplicación.
Para esto, los cambios efectuados se refieren a:

  • Estructura > simplificada
  • Nombres de las reglas > actualizados
  • Formulación y contenido

¿Lo consiguen? Mayormente, sí.

 

· ESTRUCTURA ·
Las Reglas del Juego están compuestas por un total de 17 reglas básicas. Anteriormente, todas ellas estaban divididas en dos apartados principales: el primero, con los enunciados básicos; después, otro con directrices, interpretaciones y revisiones para los árbitros; además de un apartado adicional donde se incluían cuestiones sin un encaje claro en las 17 reglas básicas. Hoy, se han unificado los enunciados básicos de cada regla y su interpretación para los árbitros en el mismo apartado, a la vez que se ha encontrado cabida para las “disposiciones adicionales”, en parte gracias a la modificación de algunos títulos. Además, se incluye un preludio sobre la historia y el trabajo de la IFAB y otros apartados finales -con los cambios resumidos, la razón de ser de las modificaciones y su diferencia respecto del texto, glosarios, directrices para árbitros… A pesar de ello, la extensión de las Reglas propiamente dichas ha disminuido respecto de la redacción anterior.

Fuente: www.RFEF-CTA.com

Índice Reglas 2016-2017. Fuente: www.RFEF-CTA.com

 

Por ello, podemos decir que la estructura se ha simplificado, y ahora no hace falta ir de un lado a otro de las Reglas para comprender completamente una cuestión o Regla determinada. Además, el nuevo texto remite en ocasiones a otras reglas para cuestiones relacionadas, lo que también es una novedad.

 

· NOMBRES DE LAS REGLAS ·
Al modificar algunos títulos, se consigue incluir en las reglas originales apartados que antes no encajaban en ningún lado y que habían sido incluidos cual pegote al final o en las interpretaciones. Por ejemplo, la Regla 6 pasa de ser “los árbitros asistentes” a “los otros miembros del equipo arbitral”. En este sentido, en la edición antigua encontrábamos directrices relacionadas con árbitros asistentes adicionales y cuartos árbitros diseminada en diversos apartados. El nuevo nombre refleja la nueva mentalidad (árbitros como equipo) y se adapta a la realidad mucho mejor.

 

· FORMULACIÓN Y CONTENIDO ·
La propia expresión del texto es ahora más natural, amigable y coherente. Se han eliminado errores de traducción y erratas en la redacción. Pero hay cuestiones más trascendentales. Por ejemplo, anteriormente, el uso de tecnología relacionada con la detección automática de goles (DAG), se encontraba regulado en las reglas 1, 2, 5, 10 y directrices de la 10 para árbitros. Ahora, se agrupa todo lo anteriormente expuesto y se reformula en un apartado de la Regla 1, evitando duplicidades, ineficiencias y facilitando la lectura, comprensión e interpretación de la tecnología DAG. Las reglas anteriores no podían ocultar los “pegotes” que se habían ido añadiendo: esta reordenación y reformulación transmite una mayor consistencia de las normas.
Por otro lado, al igual que en años anteriores, diversas cuestiones han sufrido modificaciones conceptuales. Personalmente, creo que se cede un margen de interpretación mayor a los árbitros, para que sean ellos quienes con su buen criterio y sentido común tomen la decisión más justa. Es el caso de las ocasiones manifiestas de gol (situación clara de posible gol) o de las amonestaciones por mano. Asimismo, otras enmiendas tratan de, adaptándose al fútbol actual, actualizar epígrafes que tuvieron un sentido pero que hoy no son totalmente justos. Por ejemplo, jugadores que han salido del terreno de juego para poner en orden su equipamiento ahora pueden reingresar con el balón en juego, pudiendo ser revisados por el cuarto árbitro.
Considerando todo lo anterior, volvemos a la pregunta inicial: ¿pueden las normas ser innovadoras? Yo creo que las Reglas del Juego  2016-2017 aportan un valor añadido claro respecto de las anteriores. Si bien los textos normativos no suelen ser de una lectura muy agradable para la mayoría, las anteriores Reglas eran un verdadero engorro, ante una duda ni sabías bien dónde buscar ni tampoco la redacción resultaba natural. Costaba digerir las Reglas, sobre todo si nunca las habías manejado. Hoy, en cambio, el documento es visualmente atractivo, el contenido cuenta con un índice y la estructura es lógica. Además, desde una perspectiva más especialista, parece (y digo parece, porque queda comprobar cómo funcionará en la práctica) que genera valor añadido al promover decisiones arbitrales más justas a la vez que se potencia el espectáculo deportivo.

Sin embargo, las normas a mi juicio siguen siendo más un marco en el que desarrollar la innovación que un fin en sí mismo. Es decir, estas nuevas reglas y las revisiones que vengan después deben de generar el contexto para que el fútbol avance y mejore con el paso del tiempo, adaptándose (incluso adelantándose) a los nuevos estándares, velando responsablemente por necesidades y demandas de esos 260 millones de jugadores y demás personas implicadas: técnicos, árbitros, clubes, espectadores…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto