Un Centro de Innovación a 10.000 km de Innogune

Por Aitor Arroyo, iNNoVaNDeR 11G

Dos meses han pasado ya desde que llegue a Chile. ¡Que rápido pasa el tiempo! Este país no deja de sorprenderme día a día ya que, cultural, política y económicamente, tenemos tantas cosas en común como diferentes. Estoy de intercambio en Santiago, la capital, y la verdad, para ser una ciudad Latino Americana, no es tan barata como me pensaba.
Debo de reconocer que, los primeros día, no fueron fáciles. Aunque tengamos el idioma en común, en este país hablan muy rápido y se toman las cosas con mucha calma. Al principio me agobiaba, pero creo que ya me estoy acostumbrando a ello.

Entre las universidades que existen en Santiago (unas 50), estoy estudiando en la Universidad Católica de Chile, según dicen, una de las más prestigiosas del país. La verdad, en cuanto a carga lectiva no les falta razón, aunque en mi opinión nosotros les damos mil vueltas.
Sin embargo, existe un lugar en la universidad que me ha cautivado. Un día a la semana tengo clases en el Centro de Innovación Anacleto Angelini, un lugar que me ha fascinado. Este centro es considerado el mejor centro de innovación de Chile. En él conviven unas 50 empresas de reciente creación a la que la universidad les ayuda en sus primeros años de vida, cediéndoles una primera oficina a un precio reducido, además de ofrecerles diferentes cursos de ayuda. Podríamos equipararlo a nuestro querido Innogune.

Centro de Innovación Anacleto Angelini

Centro de Innovación Anacleto Angelini

La única diferencia que veo es que es mucho más grande y dentro del edificio se imparten clases de todo tipo de grados, desde comunicación a ingenierías. El edificio fui diseñado por Alejandro Aravena. Este arquitecto chileno recibió el Premio Pritzker de arquitectura por este edifico (Los Oscar de la arquitectura). Está divido en cinco plantas. En las dos primeras se sitúan los dos auditorios, la cafetería y las aulas para los alumnos de la Universidad. Las otras tres, están ocupadas por las diferentes empresas que componen el centro y la dirección del mismo.

Nada más entrar al edificio, se nota que el ambiente es muy diferente al resto de la universidad. Los trabajadores de las empresas en cuanto ven a alguien nuevo, como fue mi caso, en seguida te dan la bienvenida al edificio y te explican cómo funciona todo. La verdad que fue muy interesante. Cuando volví a la semana siguiente, me sorprendió mucho que, en ese lugar, siempre había mucho movimiento y me daba gusto ver cómo cualquier persona de cualquier facultad era bienvenida al mismo. Almudena, una compañera de clase, me explicó que la universidad fomentaba que cualquier alumno conozca todo lo que allí hacían mediante concurso semanales, fiestas, charlas etc… Los alumnos son muy proactivos a participar (cosas que deberíamos mejorar en Deusto). Me di cuenta que la Universidad hacía una clara apuesta por la innovación y el emprendimiento.

 Centro de Innovación Anacleto Angelini - interior

Centro de Innovación Anacleto Angelini – interior

¡Parece ser que me he topado con un Innogune en chile! Pues así ha sido y la verdad es que me ha sorprendido mucho. Aunque, sí que me gustaría destacar algunos matices sobre este icónico lugar para los chilenos. He podido apreciar que las empresas que trabajan en este centro son muy diferentes a las que encontramos en el Innogune o en nuestro país. Mientras que nosotros, por lo general, parecemos poder innovar en cualquier ámbito, es curioso observar que, en este centro y en Chile en general, la innovación y la creación de empresas está basado únicamente en creación y desarrollo de productos, como pueden ser jugos naturales o patatas fritas de algas chilenas. En el centro sólo existen dos proyectos con base tecnológica o que ofrezcan algún servicio, lo cual me ha sorprendido.

¿Qué puedo decir sobre este centro y la innovación que se genera en Chile? Si bien, soy consciente que puede ser algo sesgado mi conclusión, a priori me he dado cuenta que, este país, está un paso más atrás en muchos aspectos. La innovación que se genera, va por buen camino, pero creo que si se quiere generar un mayor valor en la sociedad tienen que ir un paso más allá en la innovación. Pero es evidente que van por buen camino.
En definitiva, es un buen lugar, que me ha hecho sentirme como en casa cada vez que he ido. Pero me he dado cuenta que, gracias a este centro, no somos conscientes de lo afortunados que somos en vivir donde vivimos por los avances tecnológicos y sociales que tenemos. En Chile los avances están comenzado, pero todavía les queda mucho camino por recorrer.

You may also like...

3 Responses

  1. Excelente Trabajo Muchas Gracias!!

  2. Excelente redacción, buen trabajo, gracias!

  3. Excelente Trabajo Muchas Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *