Don’t teach I.T., do I.T.! salvando la brecha participativa digital

Cerrábamos nuestro post de apertura en este blog con un párrafo en el que, entre otras afirmaciones, indicábamos que ‘toca mirar a la nueva generación tal como son‘. Ese ‘tal como son‘ lleva implícitos muchos clichés que se ponen en evidencia a nada que profundicemos un poco en esa visión homogénea de un grupo tan amplio como el de ‘los jóvenes universitarios’. Uno de esos ámbitos que merece una profundización y del que queremos hablar precisamente hoy es el de la tecnología, y particularmente de la supuesta facilidad y cotidianeidad en su adopción y uso por parte de los jóvenes universitarios en nuestro ámbito cercano. A ello dedicaremos las siguientes líneas.

LA HISTORIA SE REPITE

A finales de este enero, como todos los años, comenzaban a llegarnos por parte de nuestros iNNoVaNDeRs más jóvenes, las respuestas a un cuestionario online que les habíamos enviado de cara a conocer su nivel de conocimiento y uso de algunas herramientas comunes hoy en día para la socialización y el trabajo colaborativo digital. Blogs, Facebook, Twitter…  Y el mito volvía a caer.

Han pasado ya varios años desde que decidimos incorporar al programa de iNNoVaNDiS el trabajo específico centrado en las TIC y el punto de partida de la última generación de iNNoVaNDeRs participantes ha vuelto a desmentir la creencia de que podamos considerar ‘Nativos Digitales‘ (jóvenes por debajo de los 30 años que han crecido rodeados por las nuevas herramientas para la comunicación digital desarrolladas durante la última década) a todos los jóvenes del citado grupo de edad.

Puede no ser una muestra excesivamente amplia ni rigurosamente representativa, aunque indudablemente pertenecen a un estrato que a priori no puede estar más favorecido en cuanto a posibilidades de acceso a las TIC (por la disponibilidad de abundante infraestructura para ello a su alrededor). En todo caso, son los mimbres con los que trabajamos y esta situación viene repitiéndose año tras año:

El avance en el conocimiento y uso de las herramientas de Redes Sociales es palpable y en personas de esta edad (19-20-21 años) y perfil parece estar universalizado: todos ellos declaran estar presentes al menos en una de las redes sociales más populares.



La cosa cambia radicalmente cuando se trata de otras herramientas, también populares y de las que se oye hablar ya habitualmente no sólo en conversaciones especializadas sino en el día a día, en medios generalistas. Herramientas que, adecuadamente enfocadas, suponen un gran avance en la productividad personal y en el trabajo en equipo, aspectos esenciales a día de hoy para cualquier estudiante de educación superior.

LA BRECHA PARTICIPATIVA Y NUESTRO INTENTO DE REDUCIRLA EN LOS iNNoVaNDeRs

No hace falta extendernos mucho acerca de esta cuestión: venimos comprobando empíricamente, año tras año, que en realidad seguimos asistiendo a un fenómeno que Henry Jenkins denominó en 2008 como «brecha participativa«, que se define, según Downes, como

La división entre los que pueden crear, y han creado, utilizando tecnologías digitales y los que no. Esto no es simplemente una brecha digital, una división entre los que pueden tener acceso a la tecnología y los que no, sino más bien una división entre quienes han sido tocados por la tecnología y los que no [Stephen Downes en el prólogo de ‘El Proyecto Facebook‘ de Piscitelli et al. 2010].

Es decir, que hay jóvenes que se desenvuelven con mucha soltura, demostrando gran autonomía con las nuevas herramientas digitales y que disfrutan con ello, y otros que no se sienten atraídos por todas estas posibilidades y cuya actitud no se diferencia mucho de personas de mayor edad que observan todo este fenómeno desde la lejanía mental.

Como responsables de un programa de fomento del comportamiento emprendedor y del sentido de la iniciativa nos preocupa esta situación. Tanto si los estudiantes involucrados en iNNoVaNDiS deciden poner en marcha sus propios proyectos como si ponen en valor su sentido de la iniciativa en el marco de proyectos ya establecidos, el aprovechamiento creativo de la tecnología es ya una obligación per se. Y un reto. Ambos tipos de proyecto comparten, a su vez, la característica de necesitar personas tractoras con valores emprendedores que sean capaces de trabajar asumiendo la nueva forma de trabajo digital:

  • Trabajo colaborativo.
  • Buscar y co-crear con el talento allí donde se encuentre.
  • Aprovechamiento al máximo en los nuevos proyectos de las oportunidades que ofrecen las TIC. Sobre todo como palanca de participación en mercados globales desde los inicios de la actividad.

Por lo tanto, desde iNNoVaNDiS hemos elaborado nuestra propia receta para intentar que los iNNoVaNDeR avancen en su aprovechamiento de las TIC: tanto los más avanzados (que a menudo han aprovechado las TIC intensivamente desde el punto de vista del ocio pero no tanto para tareas más propias del ámbito profesional) como los menos (a los que hay que intentar empoderar para que desarrollen más su curiosidad por las TIC y se sientan capaces de empezar a investigar por su cuenta). En definitiva, como dice Juan Freire, intentamos ‘introducir y expandir una nueva cultura del conocimiento basada en usuarios activos capaces de crear, modificar, buscar, comunicar y compartir información y conocimiento‘.

Do I.T.!

En iNNoVaNDiS trabajamos las competencias TIC desde dos ejes fundamentales que se complementan y que nos parecen imprescindibles:

  • Generando contextos de aprendizaje centrados en el hacer (lo que cristaliza en un taller denominado ‘Do I.T.!’ y que arranca nada más los iNNoVaNDeRs se han incorporado al programa de entrenamiento iNNoVaNDiS).
  • Fomentando el uso vehicular de las TIC en aquellas actividades y tareas que se presten a ello a lo largo de todo el recorrido.

Este trabajo específico respecto a las TIC trata de estimular el disfrute en su uso y la pérdida de miedo hacia las mismas, pues sólo cuando el estudiante experimenta la utilidad de las TIC es cuando se empieza a perder el miedo y se despierta la curiosidad sobre las TIC. Estas emociones ayudan a despertar valores en los iNNoVaNDeRs como son la colaboración y la apertura, valores que refuerzan a los trabajados transversalmente en todo el Título Propio. Pretendemos que el despertar de estos valores provoque una actitud de curiosidad sobre las TIC y que ésta sea el driver del comportamiento respecto a las TIC que buscamos en el perfil emprendedor del Título.

Concretando lo indicado en los dos párrafos anteriores, funcionamos así:

Centramos parte de nuestros esfuerzos en desarrollar un taller intensivo presencial, compaginado con horas de trabajo en equipo online que se alarga durante todo un semestre y que va siendo monitorizado y evaluado en base a hitos o entregas concretos.

Este trabajo presencial sirve para trabajar diferentes competencias TIC:

  • Saber aprovechar las TIC como fuente de información para consultar y aprender, como herramienta de prospectiva y fuente de inspiración de nuevas ideas y proyectos.
  • Saber colaborar digitalmente: saber aprovechar las herramientas TIC disponibles para hacer networking, trabajar en red y participar en proyectos de co-creación.
  • Autonomía TIC para saber trabajar productivamente: saber explotar las herramientas TIC disponibles para trabajar más eficientemente y más eficazmente. Saber organizar mejor el tiempo y los recursos disponibles en cualquier iniciativa aprovechando las TIC.
  • Saber comunicar y difundir a través de las TIC: Saber explotar las soluciones TIC de comunicación y difusión para compartir (dejar a disposición de otros) y difundir las ideas y los proyectos.
  • Además de lo anterior, desarrollar un criterio TIC exige también tratar las implicaciones de nuestra forma de comportarnos en el entorno digital y todo lo concerniente a la explotación y derechos sobre los contenidos disponibles en dicho entorno.

Por poner algunos ejemplos, las actividades consisten en aclarar y debatir sobre muchos de los neologismos de los que se oye hablar: Web 2.0, Crowdsourcing, Prosumidores… también provocamos que se pongan a trabajar y experimentar con nuevas herramientas para el trabajo colaborativo, en equipos. Se trata siempre de herramientas gratuitas a las que pueden tener acceso sin mayores requisitos ni inversión económica.

O como cuando les pedimos trabajar por su cuenta en preparar la presentación de una herramienta web ante sus compañeros, para posteriormente pasar a analizar cómo esa herramienta podría ofrecernos usos concretos que mejoraran diferentes tipos de proyecto. Este ejercicio, unido a que iNNoVaNDeRs de generaciones anteriores trabajan voluntariamente tutorizando a los más jóvenes durante el Taller (cumpliendo el rol de cicerones del mundo digital para estos últimos), se ubica en la voluntad de fomentar que el programa de entrenamiento sea cada vez más ‘de estudiantes para estudiantes’. En ocasiones, a la hora de resolver dudas o pedir consejo, el hecho de que existan menores barreras de edad y rol entre los iNNoVaNDeRs que entre estos y el equipo que gestionamos el programa de entrenamiento facilita resolver estas situaciones.

El trabajo presencial se complementa con un reto online diferente para cada equipo, para el que deben proponer una solución original basada en el uso de herramientas web que se hayan trabajado en las sesiones presenciales y otras que hayan descubierto por su cuenta. Este trabajo se realiza a lo largo del semestre, en varias fases.

Pero como decíamos antes, además del Taller Do I.T.! intentamos aprovechar al máximo las herramientas disponibles, integrándolas de forma vehicular a lo largo de todo el recorrido que los iNNoVaNDeRs completan durante el Título Propio. Desde la comunicación con ellos, a la gestión del día a día de diferentes tareas organizativas, difusión de nuestras actividades y un largo etcétera, se hacen tratando de aprovechar las ventajas de las herramientas digitales. Al fin y al cabo, como ocurre en cualquier proceso formativo, se enseña más desde la honestidad de lo que uno hace, con el ejemplo, más que con lo que uno dice. Tratamos de que el Cómo sea el Qué.

LO QUE VAMOS OBTENIENDO COMO RESULTADO

A pesar de que hace tiempo que en iNNoVaNDiS comenzamos a trabajar específicamente en las competencias TIC, el enfoque que hemos planteado en los párrafos anteriores se viene desplegando tal y como lo contamos desde hace dos años. Cada iNNoVaNDeR es un mundo pero si tuviéramos que apuntar a grandes trazos lo que venimos observando y recogiendo en el feedback formal e informal por parte de los estudiantes es lo siguiente:

  • Entre el grupo de estudiantes que poseían un nivel más avanzado de la competencia digital (que ya trabajaban de manera habitual con muchas de las herramientas TIC que venimos utilizando en el programa) los resultados más importantes han sido que empiezan a entender que detrás de las herramientas TIC hay unas implicaciones que van más allá de saber usarlas y que tienen que ver con la forma en la que se trabaja y se vive. Sin embargo, aunque descubren esta nueva realidad, todavía (estos estudiantes están sólo en el primer año del programa) queda pendiente que vean la conexión entre esas nuevas formas de hacer en el  trabajo y en la vida en general y sus valores de emprendedores innovadores (ser más). Han entendido que necesitan desarrollar un criterio digital propio para poder decidir y asimilar ante la inmensidad de opciones que se presentan en el nuevo mundo digital.
  • Entre el grupo de estudiantes que poseían un nivel menos avanzado de la competencia digital (que no trabajaban de manera habitual o desconocían la mayoría de las herramientas TIC que venimos utilizando en el programa) los resultados más importantes han sido que entienden que el nuevo mundo digital está lleno de nuevas herramientas TIC que les podrían resultar de utilidad y empiezan a sentir la necesidad de tener que aprender a usarlas (saber más).Empiezan a usar las nuevas herramientas TIC y descubren que son capaces de adentrarse en este nuevo mundo y aprender más de manera autónoma.Empiezan a entender que las herramientas TIC que comienzan a utilizar pueden tener múltiples usos más allá de su ocio personal.
  • Ambos grupos de estudiantes han aprendido que, en el nuevo mundo digital, el volumen de información al que pueden tener acceso es tan grande que les exige mucho tiempo diario para estar al día. Se dan cuenta así del alto valor de las herramientas para el seguimiento (RSS feed readers) y los utilizan.

POR DÓNDE HABRÍA QUE SEGUIR AVANZANDO

Aunque nos hemos extendido ya mucho en el post de hoy, no quisiéramos finalizar sin apuntar a la que actualmente es una de las mayores inquietudes para el desarrollo futuro de lo que hacemos, y que tiene relación directa con las posibilidades que ofrecen hoy en día las TIC. Siguiendo la vía de la Khan Academy e iniciativas similares, encontrar la vía para trasladar a un sistema online de e-learning parte del contenido que trabajamos en sesiones presenciales, y otros contenidos complementarios que cada iNNoVaNDeR puede trabajar por su cuenta.

Esto nos permitiría una atención mucho más personalizada (por conocer más en detalle el progreso de cada iNNoVaNDeR), una mayor profundización de quienes estén interesados en subtemas concretos y una vía especialmente adecuada para experimentar aprovechando todo tipo de medios digitales que estén a nuestro alcance.

También habría que continuar avanzando por la vía de intentar que el programa de entrenamiento sea cada vez más ‘de iNNoVaNDeRs para iNNoVaNDeRs’, con las ventajas que citábamos en párrafos anteriores que puede reportar.

En resumen, seguir trabajando en:

  • Más TIC, más flexibilidad, más personalización.
  • Más colaborativo, más participativo, más de iNNoVaNDeRs para iNNoVaNDeRs.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto