Hacer o No Hacer un Máster en Administración y Dirección de Empresas (MBA)

Por Milena Montesinos, iNNoVaNDER 4G

Me hice esta misma pregunta hace exactamente 5 años, durante mi etapa en consultoría estratégica. Poco entendía entonces el valor que me podía aportar un máster de estas características.

Sea cual sea tu perfil; emprendedor, financiero, tecnológico, analítico…, un máster de negocios te aporta un valor fundamental, no solo académico sino social. El máster que elijas no solo te va a formar en materias de tu interés personal y profesional, sino que también te va a proporcionar acceso a gente interesada en esas materias. Desde líderes de opinión, profesores, empresas, instituciones…, hasta gente como tú y como yo, que después de esta experiencia pasarán a formar parte de tus círculos más cercanos.

Mirando atrás – estoy a punto de graduarme del Master en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad de Stanford – es el acceso a un ecosistema y comunidad, más que cualquier otra cosa, lo que creo que tiene un valor incalculable.

Fuente: Stanford Graduate School of Business

Es como cuando decides irte de Erasmus o intercambio, no lo haces por los conocimientos que vas a adquirir en la Universidad de destino (que también), sino por la experiencia en sí misma: conocer otro país, gente nueva, hablar otro idioma, conocer otro sistema educativo, vivir fuera de casa… Todo esto no tiene precio.

Dicho esto, un MBA en una de las mejores universidades, principalmente de Europa y Estados Unidos, conlleva una gran inversión (desde 50.000 a 100.000 euros al año) y por lo tanto, no es una decisión sencilla. Aquí algunas preguntas que te puedes hacer para conocer si el MBA es el mejor siguiente paso en tu carrera profesional.

 

¿Es un MBA el mejor siguiente paso para tu carrera profesional?

Fuente: Rory Vaden

  • Metas: ¿qué quieres conseguir? ¿es el MBA una buena forma de conseguirlo? ¿qué otras alternativas tendrías? ¿es el MBA una alternativa significativamente superior a las demás?Si tienes muy claro en qué industria y/o función quieres trabajar, puede que el MBA no sea la mejor opción, al fin y al cabo, requiere que le des al “pause” durante uno o un par de años y adquirir menos experiencia y conocimientos de los que podrías adquirir durante ese tiempo en ese ámbito específico.

Lo mismo les aplica a los emprendedores. Si quieres montar una empresa, ya tienes la idea, y el equipo, no necesitas un MBA para empezar. Todo lo contrario, utiliza esos fondos para financiar tu negocio y accede a otro tipo de programas (ej., incubadoras, aceleradoras, programas más cortos y dirigidos…).

Si no lo tienes del todo claro y quieres experimentar, y/o quieres hacer un cambio de industria y/o función y/o geografía, entonces el MBA puede ser una buena opción para ti.

  • Movilidad Geográfica: si quieres acceder a otro ecosistema, o hacer el MBA requiere que te cambies de ciudad/ país, ¿es un buen momento para separarte de tus amigos/ familiares? ¿tienes un buen nivel en el idioma en el que vas a cursar el MBA? ¿te ves viviendo en esa ciudad/ país a medio plazo (2-5 años al menos)?
  • Viabilidad Temporal: ¿tienes experiencia previa que pueda aportar perspectiva? ¿es un buen momento para tomarte un descanso de uno o dos años en tu carrera profesional? ¿cuáles son las implicaciones? ¿te convendría considerar un máster a tiempo parcial?
  • Viabilidad Financiera: ¿tienes o podrías conseguir acceso a fondos para financiar un máster de estas características? ¿te lo puede financiar tu empresa actual? ¿cuáles serían las consecuencias de aceptar esa financiación?

 

Teniendo en cuenta tus metas, preferencias y limitaciones, ¿en qué universidades querrías solicitar plaza?

Una vez te decidas a probar suerte, te toca conocer la(s) universidad(es) en las que querrías cursar el MBA. Estudia sus páginas web, asiste a los eventos de estas universidades en tu país y habla con ex-alumnos. Para seleccionar las universidades ten en cuenta tus metas, perfil, cultura y valores, y preferencias: ¿en qué materias te quieres formar? ¿cuál es el programa y recursos de la universidad de destino? ¿te gusta? ¿cuál es el mejor ecosistema para ti y tus metas? ¿a quién quieres conocer? ¿dónde querrías trabajar durante y después del máster?¿cuáles son la misión y valores de la universidad de destino? ¿encajan contigo?…

En este proceso, ten en cuenta tus limitaciones financieras, geográficas, temporales, etc. pero también de perfil. Estas universidades son muy selectivas, ¿tienes un perfil atractivo para la universidad de destino?. Si quieres solicitar plaza en universidades americanas, pregúntate ¿es probable que les suenen los nombres de las empresas u organizaciones en las que has trabajado? ¿puedes hacer algo para mejorar tu perfil y solicitar plaza más adelante con mayores probabilidades de éxito?

Por ejemplo, en mi caso, decidí hacer un MBA si, y sólo si, lo podía cursar en una de las mejores universidades americanas (estaba basada en Nueva York, y quería quedarme a medio plazo en Estados Unidos), con foco en emprendimiento, sostenibilidad y tecnología (sólo solicite plaza en MIT y en Stanford), becada (quería tener libertad de elección en mi siguiente paso, no tomar decisiones basadas en el dinero que podía ganar tras el máster, pero necesitaba sin duda financiación externa para poder cursarlo) y con el objetivo de experimentar, emprender en el campo tecnológico.

Mis alternativas en ese momento eran: (i) volver a consultoría en Madrid u otro país, (ii) trabajar en una startup tecnológica, preferiblemente en Estados Unidos, o (iii) emprender. Eran lo suficientemente buenas para decidir no hacer un MBA si las universidades de destino no estaban entre mis favoritas. Sin embargo, si lo anterior se podía hacer realidad, aunque la probabilidad fuera realmente baja, ¿por qué no intentarlo?

Aunque nunca me hubiera imaginado que me iban a aceptar en una de estas universidades – ya que para mi fue como “echar la carta a los Reyes Magos” – y que iba a conseguir una beca para financiar mis estudios – estoy becada por la Fundación Rafael del Pino -, si que validé que mi perfil podría resultar atractivo tanto a las universidades de destino como a las instituciones que otorgan becas para la financiación de estudios de posgrado.

Para validar que el tuyo también lo es solo tienes que echar un vistazo a Linkedin y compararte con las personas que hayan conseguido lo que buscas, y si tienes la suerte de conocer a gente que haya pasado por este proceso, no dudes en preguntárselo.

En cualquier caso, nunca está de más solicitar plaza en más de una universidad de distinta categoría (no solo a las mejores), sobre todo si hacer el MBA es la única opción que te planteas a futuro, y tus alternativas no te convencen del todo.

Nota: no recomendaría solicitar plaza en más de 5 universidades al mismo tiempo, requiere mucho trabajo y corres el riesgo de no poner suficiente foco en ninguna.

En cualquier caso, el “no” ya lo tienes… así que si te apetece, crees que es el mejor siguiente paso para tu carrera profesional y crees que puedes acceder a los recursos que necesitas para hacerlo realidad… no lo dudes ni un segundo, y ponte a ello. Conoce las universidades y a sus ex-alumnos y toma la decisión que consideres más oportuna.

Bueno, entonces ¿qué?, ¿te animas? Si necesitas más información, en el siguiente post (segunda parte) te contaré qué es lo que tienes que hacer para conseguirlo.


Escrito por Milena Montesinos. MBA de la Universidad de Stanford, con experiencia en estrategia, operaciones y tecnología en grandes empresas y en startups tanto en Estados Unidos como en España.

Referencias:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto