El arte y la ciencia de tomar decisiones

Por Milena Montesinos, iNNoVaNDeR 4G

Fuente: www.sourcesofinsight.com

Fuente: www.sourcesofinsight.com

No importa la edad que tengas, tarde o temprano, y lamentablemente cada vez más a menudo, te va a tocar sentarte a tomar decisiones importantes. Decisiones que, te guste o no, van a marcar el rumbo de tu vida personal y/o profesional.

Dado que empieza el curso escolar, para muchos de vosotros el último, para otros uno más, he decidido escribir sobre esto ahora. Sí, ahora, porque, aunque parezca temprano, uno no sabe cuánto le puede llevar tomar este tipo de decisiones, y es siempre preferible que el tiempo no las tome por nosotros. Como me acaba de decir mi amiga Raquel Peña, “recuerda que no tomar una decisión, es una decisión en sí misma”.

Deja de decirte que hay tiempo, quítate los miedos, y sumérgete en este proceso lo antes posible. No es un proceso sencillo – he visto a mucha gente de todas las edades pasarlo francamente mal – así que aquí algunas pistas para afrontarlo.

 

1. Empieza por identificar qué es lo que quieres

 

Muchas veces no son los recursos, el tiempo o los consejos lo que nos falta, sino el proceso de reflexión interno. Entender quiénes somos y qué es lo que queremos hacer. Es fácil evitarnos hacer esta pregunta, pero si no le das respuesta, corres el riesgo de que otros se la den por ti.

No hay decisiones buenas ni malas, pero tienes más posibilidades de quedarte satisfecho, si dedicas tiempo a conocer y conseguir lo que quieres. ¿Empezamos? Escribe una o varias hipótesis de partida que incluyan los siguientes componentes: Qué quieres hacer y Por Qué.

 

Hipótesis | Quiero hacer un máster al terminar la carrera. Sé cuales son las materias que me gustan y quiero seguir profundizando en ellas antes de sumergirme en el mundo laboral.

 

2. Valida tus hipótesis, cuanto antes

 

¿Estás seguro de que esto es lo que quieres? Y si es así, ¿a qué estás esperando para definirlo?

  • Pregunta. Habla con gente que está haciendo lo que te propones. Entiende si te gustaría estar en su posición. Si lo que te estás imaginando es cierto, o ficticio. Amigos, amigos de amigos, profesores, amigos de tus padres, LinkedIn… todo vale.
  • Infórmate. Busca recursos sobre lo que quieres hacer, entérate de si es posible, de lo que necesitas para llevar tu plan adelante y para cuándo lo necesitas. El mejor recurso hoy en día para esto es Internet. Todas las respuestas están al alcance de tus manos, valida lo que piensas, antes de que sea (demasiado) tarde.
Respuesta I | Sigo interesado en hacer un máster al terminar la carrera, incluso ya tengo ideas de dónde y cómo me gustaría llevar a cabo mi plan

 

  • Perfecto, ¡adelante! Siguiente paso.

 

Respuesta II | La verdad es que ninguno de los másteres que veo ofrecen materias en las que me interesa profundizar a priori. Quizás debería replantearme esta decisión.

 

  • No hay problema, vuelve a empezar, plantéate otra hipótesis, algo que creas que te encaja mejor y repite el proceso. Menos mal que te has dado cuenta a tiempo 😉

 

3. Planifica

 

Ahora que entiendes mejor lo que quieres, detalla tu plan, componentes como: Cuándo, Dónde y Cómo. Crea un listado con tus 5 mejores opciones.

Espera, ¿cómo se cuáles son las mejores opciones para mí? Bueno, primero define cuáles son los componentes de tus mejores opciones, y dales una puntuación más alta o más baja en función de la importancia que tengan para ti, ejemplos:

  • Localización: ¿prefieres quedarte en España o irte a vivir fuera? ¿dónde y por qué?
  • Contenido/ Proyecto: ¿cuánto te importa el contenido de lo que vas a hacer? ¿qué características tiene que tener?
  • Marca/ Prestigio: ¿es el prestigio de la empresa o universidad importante para ti? ¿Cuáles son “las mejores” y qué necesitas para entrar en ellas?
  • Equipo humano/ Cultura de la organización:  evalúa si la empresa o universidad encaja con tu personalidad/ planes de futuro
  • Otros factores: salario, plazos, … cualquier otra cosa que quieras considerar en la ecuación

 

Ejemplo práctico:

 

Componentes Ideal Puntuación
Localización San Sebastián 20
Contenido/ Proyecto Interesante, futurista, divertido, útil 30
Marca/ Prestigio Preferible, pero no imprescindible 20
Equipo Humano/ Cultura Equipo humano con talento y valores 30
Total   100

Puede que también te encuentres con componentes que multipliquen todo por 0. Si los plazos ya han pasado (y no estás dispuesto a esperar), los costes son muy altos, o los requisitos inalcanzables, las opciones que te planteas no son factibles, así que mejor eliminarlas de la lista desde el principio.

Ahora que ya sabes qué es lo factible y lo más importante para ti, crea un listado detallado de las oportunidades que mejor encajan con tus ambiciones:

 

Respuesta I | Quiero hacer un máster en Marketing. No me puedo permitir hacerlo en una universidad privada, pero voy a buscar las mejores universidades públicas nacionales o internacionales, y ver si me cogen en alguna de ellas.

 

  • Qué:  Listado de los másteres y universidades que te interesan (min. 3, max. 10)
  • Dónde: Localización, idioma
  • Cuándo: Plazos de las solicitudes
  • Cómo: Requisitos de la universidad, becas y ayudas, proceso, requisitos de idiomas,…

 

Respuesta II | No estoy listo/a para profundizar en una sola materia. Voy a buscar oportunidades laborales que me expongan a múltiples industrias y/o funciones primero.

 

  • Qué: Listado de empresas, programas que te interesen
  • Dónde: Localización, idioma
  • Cuándo: Plazos de los procesos de reclutamiento
  • Cómo: Requisitos del proceso

Piensa bien en los componentes que son importantes para ti, y en las puntuaciones aproximadas que les das. Esto te va a ayudar a saber qué es lo que quieres e ir a por ello con fuerza, así como a tomar decisiones cuando tengas más de una oferta encima de la mesa.

 

4. Ejecuta el Plan

 

Fuente: www.i.ytimg.com

Fuente: www.i.ytimg.com

Ahora que lo tienes claro, empieza por la primera opción de la lista. El “No” que te lo digan otros, al fin y al cabo, ya has considerado todas las variables oportunas y lo quieres intentar.

Entiende cada paso del proceso y ejecuta de la mejor manera posible. Prepárate bien, lee, habla con gente que haya pasado por lo mismo para que te den consejos e informacion util, y te sientas bien preparado.

Si quieres más ideas para este paso, puedes leer “Por qué mandar CVs ya no es suficiente” o si lo que quieres perseguir es un MBA este otro “Pasos clave para preparar tu candidatura para un MBA”.

 

5. Evalúa los Resultados

 

I. Conseguí, lo que quería, incluso ¡tengo más de una oferta!

  • Utiliza el método de los componentes y las puntuaciones para saber cuál es la mejor opción para ti. Si estás atascado prueba a tomar la decisión final, irte a dormir con ella, comunicársela a tus padres y amigos, y ver cómo te sientes. Si te sientes bien, ¡ya lo tienes! Que no… mira el resto de las opciones, o revisa el plan y vuelve a ejecutar…

 

Ejemplo práctico:

 

Opción Componentes Puntos Total Racional
Wattio San Sebastián 20 20 Donde mejor que en casa
Proyecto de empresa, futurista e interesante 30 30 Domótica, super interesante y futurista, me dan mucha autonomía
Marca/ Prestigio 10 20 Startup en crecimiento, no gran empresa todavía
Equipo Humano/ Cultura 30 30 ¡Me encanta el equipo!
Total 90 100 Bastante bien, estoy cerca!
Opción 2 Madrid 20 5 Preferiría quedarme en casa…

II. He conseguido lo que quería, pero no me convence…

  • No pasa nada, puede pasar. Vuelve a revisar tu hipótesis, plan o componentes, y corrige con lo que no te sientas agusto.

 

III. No he conseguido ninguna de las opciones que quería…

  • Ey! No te desanimes, piensa qué es lo que ha fallado y cómo puedes prepararte mejor para conseguir lo que quieres ej. Preparar mejor el proceso, cumplir mejor los requisitos, … ¿crees que has hecho todo lo posible y deberías corregir el plan, o estás a tiempo de prepararte mejor e intentarlo de nuevo? ¿ Ahora o en el futuro?

 

6. Reflexiona

 

Ahora que ya has terminado el proceso, ya tienes todo listo, no dejes pasar la oportunidad de reflexionar. Qué ha ido bien y qué podría haber ido mejor. Qué has entendido sobre el proceso o sobre ti mismo que te ayude a estar mejor preparado para futuras decisiones. Créeme, esta no va a ser la primera, ni la última vez que pases por esto…

A veces este proceso es sencillo y rápido (normalmente cuando lo tienes todo bien claro), otras veces es bien complicado y arduo. Por eso los tiempos que se marcan tus compañeros pueden o no ser una buena aproximación de lo que te va a costar a ti tomar decisiones similares. Conocerse a uno mismo y saber cuánto de claro u oscuro lo tenemos esta vez es lo más importante para que no nos pille el toro.

Espero haberte ayudado, y que te sientas mejor preparado para tomar decisiones, buena suerte, y a por todas! Y recuerda, no hay decisiones buenas ni malas, las “peores” decisiones te pueden sorprender con cosas positivas y sino siempre puedes revertirla/ cambiarla.

 

Redactado por Milena Montesinos, MBA de la Universidad de Stanford, con experiencia en estrategia y tecnología en grandes y pequeñas empresas tanto en Estados Unidos como en España.

 

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *