Ojito con los titulares que los carga el diablo

Por Asun Ibáñez, vicedecana de campus DBS en Donostia

Ahora que la salud mental “está de moda”, muchas personas mediáticas, plataformas, así como medios de comunicación están aprovechando la ola para lanzar mensajes un tanto tendenciosos, como que “el 72% de los emprendedores sufren problemas de salud mental”. Si nos quedamos con el titular, asusta ¿verdad? No sé si esa era la intención de quien lo utilizaba. Supongo, y espero, que no.

Si indagamos sobre estudio citado con anterioridad, parece que habría algunas matizaciones que realizar. Por ejemplo: ¿Qué consideramos por “persona emprendedora”? Parece que se refieren únicamente a quienes crean una empresa. Y, en este conjunto, no diferencian a personas autónomas de quienes crean empleo para otras. Error importante para acabar sentenciando semejante conclusión. De hecho, el 29 de diciembre 2022, en el Diario Vasco, Fermín Apezteguia, cita otro estudio y su titular es “los autónomos viven más felices. Los emprendedores evitan el agotamiento con más facilidad y se sienten más plenos”. Bastante diferente al anterior…

Fuente imagen: pixabay

Sin haber analizado en profundidad todos los estudios rigurosos que se hayan realizado sobre este tema, creo que lo importante sería dejar claro qué consideramos por persona emprendedora y comparar colectivos de personas emprendedoras con colectivos de personas no emprendedoras con el mismo nivel de responsabilidad, porque una hipótesis que creo plausible sería la de que los problemas de salud mental puedan tener más que ver con esa responsabilidad (personas a tu cargo, nivel de riesgo asumido…) que con el hecho de ser una persona emprendedora o no. A su vez, también resulta necesario distinguir entre los problemas de salud mental analizados. Por ejemplo, que haya más TDAH entre las personas que han creado una empresa que entre quienes no lo han hecho no quiere decir que el hecho de crear una empresa produzca esa enfermedad sino, probablemente lo contrario, que personas con esa enfermedad opten por la creación de empresa preferiblemente. Este hecho, a su vez puede venir explicado por muchas causas ajenas a la motivación emprendedora, como que las personas con TDAH tienen dificultades para encontrar un empleo por cuenta ajena, y por ello se ven en la obligación de tener que crear un empleo por cuenta propia. ¿Qué es primero, el huevo o la gallina? Mejor si nos centramos en problemas de salud mental que, hipotéticamente, puedan ser desencadenados por esta actividad como el agotamiento o la ansiedad exógena y no en aquellos que sean endógenos, hereditarios o con otros posibles desencadenantes.

A pesar de que en el Programa en Innovación y Emprendimiento – iNNoVaNDiS NO CREEMOS en que una persona emprendedora es únicamente aquella que crea una empresa, voy a ponerme en el supuesto de que así fuera y aceptar pulpo como animal de compañía: “quien crea una empresa tiene más problemas de salud mental».

En 2018 escribí un post titulado “iNNoVaNDiS no hace burbujas” en el que hablaba sobre el libro “La Burbuja Emprendedora” de Javier García y Enrique González que me reiteró en nuestra filosofía y forma de hacer las cosas. Entonces decía que no hay nada más peligroso que algo se ponga de moda, y en concreto, el emprendimiento. Medimos a los programas de emprendimiento, o damos financiación a proyectos en función del número de startups creadas, incluso “obligamos” a crear empresas en algunas formaciones. Sin embargo, empujar a las personas a crear una empresa hace que la probabilidad de fracaso aumente si se emprende por necesidad en vez de por oportunidad. En aquel post subrayaba el peligro que tiene que en “los colegios, ikastolas o institutos introduzcan el emprendimiento en su curriculum, siguiendo directrices del gobierno o de la Comunidad Europea, como una asignatura (bloque cerrado y no transversal) en la que trabajan temas relacionados con “cómo crear una empresa” porque, de esa manera, incentivan que se cree una cultura que equipara emprendimiento a creación de empresa y trabajan en favor del espíritu de empresa, propiciando el caldo de cultivo para esa burbuja emprendedora”. Todo esto tiene mayor delito todavía si aceptáramos que “quien crea una empresa tiene más problemas de salud mental». Quienes fomentasen la creación de empresa directa o indirectamente estarían propiciando que incrementen los problemas de salud mental, porque si la persona que crea una empresa no está debidamente preparada emocional y psicológicamente, flaco favor le estamos haciendo animándola a ello.

Por eso, en nuestro programa trabajamos sobre las emociones y la autoestima en nuestros talleres y contamos con una coach profesional y psicóloga que acompaña a nuestrxs iNNoVaNDeRs durante esta formación. Durante su formación, les mostramos a lxs iNNoVaNDeRs la dura realidad del emprendimiento, trabajando sobre retos reales fuera de su zona de confort, pero en un entorno seguro y en el que el único riesgo al que se enfrentan es el de aprender y autoconocerse. En iNNoVaNDiS, el riesgo nos sale muy barato, pero nos ofrece un aprendizaje que tiene un valor futuro incalculable. Les presentamos a lxs iNNoVaNDeRs a personas que han emprendido en muy diversos ámbitos, que nos cuentan también sus fracasos, les cuestionamos constantemente los proyectos que lxs iNNoVaNDeRs desarrollan, confrontándolos con la (cruda) realidad, y NUNCA les empujamos a que creen su propia empresa. A posteriori, comprobamos que para algunas personas este es el resultado al que en ocasiones llegan en el corto plazo, mientras que otras lo hacen en el medio o largo plazo. Eso sí, con una notable diferencia. Están preparados, conceptual y personalmente para el desierto y cuentan con las herramientas y las redes necesarias para poder afrontar las dificultades que ineludiblemente deberán enfrentar.

Y, por supuesto, trabajamos la rigurosidad y el pensamiento crítico para que, cuando lean un titular (o un artículo como los citados al comienzo de este post), no se queden con la espuma, sino que se cuestionen las afirmaciones vertidas y no se dejen manipular. Competencias ambas necesarias para el emprendimiento en particular y la vida en general.

Fuente imagen: pixabay

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. A Sánchez sólo le importa abrazar a Joe Biden y hacerse la foto con él y con los cuarenta mandatarios que visitan Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto