Reflexiones sobre WANTED

Por Asun Ibáñez, Directora Académica iNNoVaNDiS

Post_Blog_Noticias_Wanted_2017

Un año más, acabamos de terminar el curso y toca hacer balance de lo aprendido.
Comenzamos el taller WANTED allá por el 15 de febrero con varias dinámicas de calentamiento y la presentación de los objetivos y forma de trabajar. Enseguida vino Javier Bueno a proponernos un reto desde ATARI que nos tuvo ocupados todo el semestre.

Para poder dar respuesta a ese reto tratamos el tema de la idea y la oportunidad y aprendimos a trabajar con el proceso de Design Thinking (metodología que acabamos dominando porque en el Shake Away también tuvimos que ponerla en práctica). Este año llevamos ya la tercera edición de nuestro tan laureado Loving Catch en donde charlamos con dos personas realmente emprendedoras: Fermín Aramendía, coach y navegante en solitario, y Yoana López de A pies juntillas.

También tuvimos tiempo para conocer diversas evoluciones al CANVAS de Osterwalder y de aplicar éste a casos como el de Trourist que nos sirvió de modelo para mostrar cómo el éxito puede llegar tras un fracaso.

Este año también tuvimos la suerte de poder charlar con Vincent Lefebvre sobre el networking y el capital social y, tras nuestra presenta presentación de las diferentes propuestas a ATARI y de visitar el museo de las frases del libro de Antoine Filissiadis “Persigue tus Sueños”, acompañamos a nuestros compañeros 11G en su Final Cup.

Una de esas frases de Filissiadis que un par de iNNoVaNDeRs 13G escogieron era “Toda relación implica un intercambio: uno da y recibe. Antes de dar, o no dar, piensa qué quieres recibir” y, cuando estaba pensando en qué tema rescatar para este post de cierre del taller recibí la newsletter de Emana “¿cuando das, realmente das?” que me pareció mágica como reflexión final de curso. Además, Vincent también hizo referencia a este tema cuando habló de invertir en nuestra red de contactos y nos sonó tan raro…

Dar y recibir. Dos caras de la misma moneda. Dice Jorge Cuervo en ese post que “dar consiste en entregar algo VALIOSO PARA TI a los demás por el mero hecho de hacerlo, SIN ESPERAR NADA A CAMBIO”, si siquiera que, quien lo reciba, lo valore tanto como tú” ni te de las gracias (si te las da, lo agradecerás tú también). Mientras que, por otro lado, invertir significa “ofrecer a otra persona algo que tiene VALOR PARA ELLA A CAMBIO de algo que tiene VALOR PARA TI”. Por lo tanto, cuando invertimos esperamos un retorno y, sería mejor que concretásemos, antes de invertir, cómo, cuánto y cuándo queremos recibirlo. Aquí, la cuestión es que cuando hablamos de algo intangible (atención, cariño…) es difícil valorarlo y, mucho más, considerarlo como “inversión”. Siempre pensamos que lo estamos “dando”, porque pensar que lo estamos “invirtiendo” suena muy materialista y, sin embargo, lo único que hacemos “engañándonos” es sentirnos mal porque pensamos que “estamos dando mucho sin recibir nada” (ej: “fíjate, no me da ni las gracias”). Así que, como dice Jorge: “si al no recibir te sientes mal, en realidad estás invirtiendo, no estás dando”. Cuando tienes eso claro las relaciones fluyen mejor y sufres y haces sufrir mucho menos.

Gracias María Carrascal por llegar en el momento justo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *